Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Navarra el sábado 27 de noviembre de 2004.

ÁREAS DE SERVICIO EN LA AUTOVÍA

Estaba de concejal en el Ayto cuando salió a exposición pública la variante de Estella. Como pasa con frecuencia, había posturas enfrentadas sobre el beneficio o el perjuicio que la obra podría representar. Unos, amparándose en el precedente de Puente la Reina, que años antes había rechazado la variante, se oponían a su construcción; otros la considerábamos inevitable y necesaria. Recuerdo que cierta vez, el jefe de mi grupo y yo estuvimos enfrentados. Él defendía que la obra no se debía hacer porque un compañero suyo le había puesto el ejemplo de Teruel, que, según decía, cayó en picado cuando se construyó la variante. Yo le decía que los posibles perjuicios se podían evitar si se hacía correctamente el enlace de acceso a Estella.

Me puse a trabajar, y presente una propuesta de alegación que más adelante, cuando yo había dejado el Ayto, la corporación presentó. Pero también presenté el diseño de cómo, a mi juicio, debería ser ese enlace. Desde mi punto de vista, a Estella le convenía que al pie de la carretera de Lodosa, entre la variante y el vertedero, se habilitara una amplia zona de servicio, con su hotel, gasolinera, amplias zonas de aparcamiento para todo tipo de vehículos, y los servicios que pareciera conveniente (Para que el lector comprenda mi propuesta, ésta consistía en algo igual a lo que ahora el Gobierno ha previsto para las áreas de servicio de la autovía), de manera que el conductor tuviera un lugar dónde parar a las puertas de Estella, desde el cual la ciudad pudiera ofrecer sus servicios e invitar a que fuera visitada.

Está visto que no debí de convencer a los técnicos municipales, o que la corporación siguiente no supo defender la propuesta. Sin posibilidad alguna de influir en la vida municipal, ya que a los pocos meses dejé de ser concejal, vi con preocupación y desagrado que nada de lo que había propuesto se llevaba a cabo: ni existía área de servicio; ni el acceso desde la variante era el adecuado. Años después, mi malestar aumentó al ver que el Centro de Conservación de la autovía se hacía en un lugar inadecuado, y que, además, su construcción, realizada en contra de las normas que regulan las edificaciones a pie de carretera, impide o dificulta la necesaria ampliación de la entrada a Estella para dotarla de doble carril de acceso y doble carril de salida.

Recientemente leí que un concejal había dicho una frase lapidaria. Éste decía que Estella debe evitar que la autovía se convierta en su variante. Esto es, que debemos evitar que la autovía se convierta en una vía de acercamiento entre Pamplona y Logroño que deje marginada a nuestra ciudad, y que, en todo caso, su principal función -vista desde dentro- consista en comunicarnos más fácilmente con las citadas capitales.

Fue una frase que agradecí. Pero ahora, cuando leo que salen a concurso tres áreas de servicio, ninguna de las cuales está en Estella o en sus proximidades, intuyo que en algo estamos fallando para obtener estos resultados. Y me pregunto sobre si estamos haciendo algo; si la ciudad tiene idea de lo que le conviene; si sabemos defender nuestros intereses...

Veo que en una autovía de poco más de 70 kilómetros, tres áreas de servicio pueden ser excesivas. Observo que la de Legarda puede estar demasiado próxima a Pamplona, y la de Los Arcos relativamente cercana a Logroño. Creo que la de Legarda y Cirauqui están excesivamente próximas entre sí. Entiendo que haya interés en las sinergias que las áreas de Legarda y Los Arcos puedan tener sobre sus respectivas áreas de influencia, me parece bien, y lo apoyo. Pero no llego a comprender el por qué del área de Cirauqui, salvo que sea para facilitar el negocio de la gasolinera, que, a los hechos me remito, o tiene mucha capacidad de convicción, o tiene muy buenos padrinos. Le felicito por el éxito.

Pero me duele el desamparo en que queda Estella: para nuestra ciudad queda un almacén construido en zona industrial, que dificulta el acceso a la ciudad, ocupa terrenos destinados a industria, y que muy bien podría estar en cualquier zona rústica. Para otros lugares se reservan los servicios que dan vida y negocio.

Creo que las tres áreas son irreversibles, pero no estaría nada de más que todos los grupos municipales, encabezados por los mayoritarios UPN y PSN, hicieran causa común y gestionaran que en Oncineda se estableciera un área de servicio. Veo que Estella la necesita. Observo que el polígono industrial que se va a instalar en la zona apoya esta conveniencia. Pienso que el enlace con las carreteras de San Adrián y Lodosa abunda en esta necesidad. Y espero que todos los grupos políticos lean con cariño estas letras y se pongan a trabajar, no sólo para conseguir el área que necesitamos, sino también para que el acceso a Estella sea mejor que el que ahora tenemos.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza