Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

CALSEG Y EL ESPÁRRAGO

Según las noticias más fiables, los propietarios de Jallatte han descubierto los beneficios que puede reportarles la deslocalización y quieren trasladar a Túnez la producción de sus rentables plantas europeas, entre otras la de Artajona. En el país magrebí, amparados en un régimen dictatorial, con salarios ínfimos y sin legislación que ampare los derechos de los trabajadores y su seguridad, quieren fabricar -ironías de la empresa- complementos de seguridad para los operarios europeos.

Para conjurar la incertidumbre que se cierne sobre la planta artajonesa, la presión de los sindicatos ha conseguido que el Gobierno foral, a través de la consejera Iturriagagoitia, se esté coordinando con el gobierno francés, el cual está muy sensibilizado con el problema de la deslocalización y dispuesto a impedir que empresas con beneficios cierren sus plantas y trasladen su producción a otros países. Confío en que esta coordinación impida el cierre de la empresa, y, de no ser así, al menos espero que siguiendo el modelo Ulzama ningún trabajador se quede sin trabajo y se creen en el pueblo más puestos que los que desaparezcan.

Poco más puede hacer este comentarista que dejar constancia de su protesta ante el nuevo fenómeno de la deslocalización, desear suerte al Gobierno y a los sindicatos, y sugerir a estos últimos que se coordinen con otras centrales europeas para hacer ver a Jallatte que, si traslada las fábricas, exigirán a las empresas que no compren sus productos, de manera que se vea obligada a destinar su producción a calzar los pies de los habitantes del norte de África.

Señalado lo anterior, quiero establecer una comparación, quizá odiosa -todas lo son-, entre la fábrica de Artajona y ese sector de nuestro agro que está desapareciendo ante la indiferencia general: el cultivo del espárrago.

A nadie que no sea cultivador de la planta parece importarle un comino su futuro. Dudo que UAGN vaya mucho más allá de plantear una defensa testimonial, y, si estoy equivocado, sería bueno que preguntara por el método que siguen los sindicatos obreros para involucrar al Gobierno en la solución de los problemas industriales, y lo aplicara en el campo. Tampoco parece importar a UGT y CCOO, aunque cuando el problema se traslade a la industria conservera, como es natural, pondrán el grito en el cielo, aunque ese grito, por llegar tarde, no surta el efecto deseado (El espárrago lleva camino de quedar en manos de unos pocos productores chinos y sudamericanos, y de contados importadores que pueden dejar fuera de juego a los conserveros medianos y pequeños) Lo mismo se puede decir del Gobierno de Navarra, Parlamento y partidos políticos, a los que parece no preocupar el espárrago, sus cultivadores, ni el futuro de los pueblos cuya economía depende en mayor o menor medida de la planta. Quizá piensen que sus votos no peligran, no son relevantes para sus estrategias electorales, o de tanto ignorar el problema no vean la solución del mismo.

Pero la solución existe, está en manos del Gobierno, y pasa. principalmente, por dos medidas:

  • a) A corto plazo, defender la Denominación de Origen exigiendo un etiquetado claro de las conservas que impida que se comercialice como navarro el espárrago de otras latitudes, y convencer a las conserveras de que la categoría y el calibre del producto se debe adecuar a las características de la producción navarra.
  • b) A medio y largo plazo, llevar agua del pirineo a Tierra Estella y a toda la merindad, para que nuestros agricultores puedan sustituir su cultivo y estén en las mismas condiciones que los de las merindades de Olite y Tudela.

Como ya señalé en mi anterior escrito de fecha 2/5/01 (Una cortina de humo: el embalse de Oteiza.), el agua del Pirineo el la única que puede regar nuestras tierras, y no es aceptable que, habiendo caudal suficiente, no se reparta entre todas las comarcas navarras. El proyecto del Canal de Navarra se elaboró, fundamentalmente, en base al riego por manta, mientras que ahora, con las nuevas técnicas de riego (goteo, etc.) sobrará un importante caudal que a través del Ebro servirá para ser trasvasado al Levante y Sur español.

Este es el momento en que Miguel Sanz debe optar entre las vegas murcianas o los secarrales de Tierra Estella, demostrando que sus declaraciones a TVE (Tribuna Abierta) en la primera semana del presente mes de mayo (En el PHN se han incluido todas las tierras que han sido consideradas de interés general para Navarra) son algo mas que palabras vacías. Porque que yo sepa, Tierra Estella aún forma parte de Navarra.

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Noticias, el 19/05/01. La fábrica de Artajona desapareció, aunque a través de la consultora MOA se están creando tantos puestos de trabajo como los que desaparecieron.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza