Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

Nota: enviado a El País el 2 de octubre, no fue publicado.

CAMINO DE SANTIAGO Y PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS

Hoy, cuando el Camino de Santiago, convertido en fenómeno de masas ha obtenido el galardón y el reconocimiento que representa el Premio Príncipe de Asturias; cuando la afluencia de peregrinos ha hecho de él la principal fuente de recursos turísticos de la Comunidad gallega y de muchas poblaciones que se encuentran enclavadas en la milenaria Ruta Jacobea; cuando el "Camino Francés" puede volver a ser el eje cultural, espiritual y social que ayude a unir nuestra Europa; cuando numerosos pueblos y comunidades, confundiendo interesadamente "Camino de Santiago" con "Camino a Santiago", arriman el ascua a su sardina con el débil argumento de tener una iglesia dedicada al Apóstol, encontrar entre sus legajos la referencia a un antiguo hospital, o haber hollado sus calles el peregrino del pueblo de más arriba, conviene echar la vista cuarenta años atrás, ver el cambio que la peregrinación ha experimentado en tan corto periodo de tiempo, e interesarse por los visionarios que sentaron las bases de lo que hoy contemplamos.

Aquellos visionarios fueron un grupo de estelleses, dirigidos por el bibliotecario Pedro Mª Gutiérrez Eraso y el secretario municipal Francisco Beruete Calleja, apoyados por sus convecinos y otros navarros. Fueron ellos los que, cuando nadie se acordaba de lo que había sido y representado el Camino, crearon la primera asociación española de amigos del Camino de Santiago ("Los Amigos del Camino de Santiago de Estella", constituida el 27 de marzo de 1962), segunda en el mundo y precedida en pocos meses por la de París, pero con la ventaja de que para cuando la asociación parisina comenzó a andar la de Estella ya promovía el Camino y prestaba labores asistenciales a los escasísimos peregrinos que caminaban al Finisterre gallego. Fueron ellos los que organizaron las primeras peregrinaciones españolas (1963), abriendo un camino siglos antes olvidado, y topando con la extrañeza, el recelo y la incomprensión de los pueblos por los que pasaban. Fueron ellos los que editaron las primeras cartografías, el primer audiovisual y el primer libro (1972), así como la primera revista sobre el Camino (1963), la cual, tras un paréntesis, aún se edita. Fueron ellos los que idearon el lema por el que se le conoce hoy: "Camino de Santiago, Camino de Europa". Fueron ellos los que con sus gestiones lograron que el ministerio aprobara un Plan Trienal para la Repristinación del Camino, así como la Declaración de Conjunto Histórico-Artístico. Fueron ellos los que diseñaron la Credencial del Peregrino (1960). Fueron ellos los iluminados pioneros sin cuya iniciativa el actual fenómeno probablemente no existiría, y cuya gran labor los hizo merecedores de la Medalla de Plata al Mérito Turístico que la Asociación estellesa recibió en 1965.

Por todo ello, no estaría de más que quienes contemplan, participan o se benefician de la actual peregrinación, así como los organizadores del Premio Príncipe de Asturias, se acordaran de aquellos visionarios y reconocieran su labor a través de las personas que hoy mantienen viva la "Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Estella" con su importante labor divulgadora y cultural: Semana de Estudios Medievales (1963), Semana de Música Antigua (1967), Semana Sefardí (1993), Jornadas sobre el Patrimonio (2002), Jornadas sobre el Camino (2000), revista Ruta Jacobea (1963), etc., todo ello aún activo, sin olvidar la labor asistencial que desde 1996 desarrollan a través del Hospital de Peregrinos de Estella.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza