Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

Nota: esta colaboración se envió a la prensa el día 4 de octubre de 2003 y, si bien no se ha publicado, sirvió, junto con las fotos y la información que envié, para preparar el reportaje "La patrona, entre escombros", publicado en Diario de Noticias el 10 de octubre de 2003.

CASI UN CLON

La empresa Factumarte ha realizado un clon de la Dama de Elche, conocida obra de arte ibérico que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional. Con esta copia casi perfecta, realizada con piedra caliza procedente de la misma cantera de la que se cree se extrajo la original, y en la que se reproduce en el mismo tamaño, forma y lugar cualquier granito o imperfección que tiene la conocida dama, se ha realizado escaneando la escultura y, con una impresora tridimensional, elaborando una máscara con polvo de yeso. En todo este proceso, ni se ha tocado ni se ha movido la imagen. Nadie ha puesto la mano encima de la Dama de Elche, ni ningún producto se ha posado sobre su blanca superficie. Sólo el rayo láser ha acariciado la faz de la escultura.

En Estella, para hacer una copia imperfecta de la Virgen del Puy, se ha llevado la imagen a Pamplona, se la ha manoseado, pesado, y se le ha hecho una máscara cubriéndola de materiales poco nobles. Nuestra virgen no necesitaba ninguna copia, pues ya tenía una realizada con más arte y cariño que la que ahora se ha hecho. Y reducir a la mitad los algo más de cuarenta kilos de la copia que desde hace 25 años se ha paseado por las calles de Estella, no es motivo suficiente para hacer lo que se ha hecho. Bastante más pesan los pasos de Semana Santa, y las mujeres que los portan lo hacen en silencio y en el más absoluto anonimato.

Siempre se ha dicho que la Virgen del Puy es la patrona de la ciudad, a la que representa en los cielos, y patrimonio de la ciudad y de sus ciudadanos. Pero parece que hay un grupo de vecinos, representantes de esa quintaesencia del catolicismo que hoy arrasa en Roma, que, probablemente, y quizá amparados en vetustos legajos, se consideran con mejor derecho que el común de los estelleses, y con bula para hacer con la imagen lo que les parezca oportuno. Incluso copias para ir dejándolas por los santuarios del Opus. Así, antes de exponer al estellés el fruto de su decisión, corren a Torreciudad para poner nuestra patrona al servicio del Opus, y hacer que una mano reaccionaria la entronice, lo que me parece un error y un desaire para con todos los ciudadanos, y más aún para con los que no comulgamos con su sesgada visión del catolicismo, los cuales vemos como un grupo pretende apropiarse de algo que a todos nos corresponde.

La Virgen del Puy tenía otra copia, realizada en hormigón a principios del siglo XX, y costeada por los estelleses residentes en la Republica Argentina, la cual presidía la explanada del Puy. Esta copia, herida por el vendaval de febrero de 1996, hoy, cuando más apoyo necesitan nuestros estelleses argentinos, puede verse tirada en un vertedero. Espero, al menos, que la realizada por Salanueva no termine cubierta de polvo en un rincón, o en la estantería de una almoneda.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza