Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

Comenté en mi crónica anterior, que la Alcaldesa había descubierto que el ayuntamiento era como una gran familia; aunque debo decirles que cada vez se parece más a una compañía monopolista, con su Comisión Delegada, su Presidente del Consejo, Jefes de Área, "núcleo duro", accionistas minoritarios, y usuarios cautivos en las redes del monopolio, pagando las tarifas, los platos rotos, los ágapes y los contratos blindados, mientras apechugan con un servicio mas bien malo.

También tiene su ritual: la comisión delegada se reúne cada semana, los jefes de área convocan a sus miembros cuando les parece, los técnicos blindados hacen de su capa un sayo con la seguridad de que sus pecados serán perdonados, el consejo se reúne una vez al mes, y la presidenta, muy, pero que muy atareada, se busca la vida en el pluriempleo mientras cuida de tener contentos a los de la "acción de oro".

El consejo se reúne, y con los saludos de rigor da comienzo la sesión:

-Los señores consejeros tienen a su disposición el Orden del Día y el Acta del consejo anterior. Sobre los acuerdos poco podrán añadir, dada su escasez, y sobre los adoptados a propuesta de los consejeros minoritarios les ruego se abstengan de formular preguntas, ya que como viene siendo obvio, público y notorio, dichos acuerdos se adoptan acompañados de una amnistía no explicitada que impide su ejecución -señala la presidenta.

-Protesto. Y yo también -claman los minoritarios.

-Se acepta y archiva la protesta -señala Dña. Josefina-. Una vez aprobada el acta de la sesión anterior, si sus Ilustrísimas no tienen mociones que presentar, levantaré el Pleno hasta el próximo mes, ya que como aún no hemos podido clausurar las grietas por las que se fugan las partidas presupuestarias, ni estabilizar los libros, nos ha sido imposible cerrar el Presupuesto. Y ¡claro está¡, sin presupuesto no podemos gastar un duro, y sin gastar un duro no podemos hacer nada de nada. Pero que nadie se alarme: tampoco hicimos cosas el año pasado, y no se ha notado...

En ese momento, entre "juegos florales", los consejeros intentan arreglar el mundo a base de mociones, porque, como es bien sabido, esta filantrópica labor da mucho prestigio y no cuesta un duro. Y a veces, con la moral del alcoyano, incluyen temas locales que serán archivados o enviados a las comisiones para que estas tengan materia en torno a la cual reunirse. Aunque algunas mociones llevan incorporada una carga de profundidad que sólo admiten el regate corto:

-Haber, Dña Josefina, que llevamos dos años sin hacer los deberes, y esto no puede seguir así -señala la concejala unitaria.

-No hemos hecho los deberes porque aún tenemos tiempo. Quedan dos años para los exámenes y, para entonces, los de la "acción de oro" nos han prometido unas chuletas de rechupete y unas anfetas. Mientras que vosotros, como no tenéis padrinos, os veis obligados a acumular puntos evaluación tras evaluación - contesta la Doña.

-No te la des tan fácil -apostillan los del "núcleo duro"-, Josefina, que aunque te den alguna chuleta, llevas dos años viviendo a nuestra costa, y esto se nota y no te va a durar siempre. Nosotros, que aunque no se ve mucho discretamente hacemos la tarea, seremos los que sacaremos mejor nota.

-Luego están los presupuestos... -señalan todos a coro.

-Pero para qué los queréis si con los del año pasado el consistorio funciona correctamente: con decirles que aquí se cobra puntualmente todos los meses... jí, jí, jí. Y, además, ahorramos dinero: con un presupuesto vamos a cubrir dos ejercicios..., y a este paso alcanzaremos el "déficit cero" mucho antes que Josemari... jí, jí, jí -señala el concejal de Hacienda.

-No estamos de acuerdo, y queremos que se haga una evaluación sobre el estado de la ciudad -insiste la concejala unitaria.

-¡Oh! que propuesta tan tonta -señala la Doña. Si todo va como la seda... Por si no lo habéis notado, os diré que no nos hemos equivocado en nada.... ¡Como no hemos hecho cosas...! jí, jí, jí.

-Nosotros no vamos a hacer ni votarla- apostillan los del "núcleo duro".

-¡Pero si el estado de la ciudad es evidente¡ -repiten a coro los regionalistas-. No hay mas que pasear por las calles Navarrería y Puy. No sé para que queréis que perdamos el tiempo señalando con un foco lo que a la vista está. ¡Habrase visto...¡

Nota: esa colaboración se publicó en el nº 215 de Calle Mayor, el 31/05/01. Es una crónica humorística del Pleno de mayo de 2001, y, por extensión, de todos los Plenos.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza