Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

Nota: esta colaboración fue publicada en el nº 279 de la revista Calle Mayor correspondiente a 6 de febrero de 2004.

DOS BUENAS NOTICIAS

Ahora que se está poniendo de moda el hablar de Estella como cabeza de Merindad, como Centro Comercial y como tantas cosas de cuyo desarrollo depende su futuro, en nuestras manos está el que ese deseo se cumpla y no quede todo en esperanzas estériles, eslóganes vacíos, o en que los estelleses pasemos a ser émulos de aquellos "hojalateros" que pululaban en la Corte carlista, los cuales, sin mojarse, arriesgarse, ni tomar decisiones, se limitaban a decir: ojalá hagan esto; ojalá hagan aquello; ojalá ataquen y ganemos.

A lo largo de la historia, Tierra Estella ha sido un concepto elástico. No ha sido un concepto geográfico, cultural o étnico, aunque todos estos aspectos han tenido su importancia y han ayudado a configurarla. Así como la Merindad de Estella ha sido un ámbito físico, con límites geográficos precisos e inmutables desde el momento en que en 1461 la Comarca de Laguardia (tierras que hoy forman la Rioja Alavesa) pasó a manos castellanas, y con trozos desgajados de la Merindad de Tudela, de la Merindad de Sangüesa y de la de Estella se creó en 1407 la Merindad de Olite, Tierra Estella ha sido un concepto geográfico fluctuante que cambiaba en función de la accesibilidad al comercio estellés.

Hace un siglo, funciones comerciales tenían Puente la Reina y Los Arcos, con sus mercados y ferias, creando en su entorno pequeñas áreas comerciales que, de alguna manera, establecían el límite de Tierra Estella. Cuando llegaron los vehículos a motor, La Estellesa con sus líneas transversales, Napal con su línea a Sartaguda, y los autobuses que había en muchos pueblos, hicieron que el área comercial de Estella llegara a casi toda la Merindad, de manera que el concepto Tierra Estella casi se confundía con el de merindad. El jueves estellés, con sus comercios abiertos ininterrumpidamente de ocho de la mañana a ocho de la tarde para dar servicio a los numerosos comarcanos que acudían a hacer sus transacciones y comprar en la ciudad; las fondas y casas de comida abarrotadas, a las que se sumaban las panaderías habilitando enormes salas para que la gente pudiera comer sus asados; y los numerosos autobuses, destartalados la mayoría, con sus bacas llenas de mercancía y pasajeros, son buena prueba de ello. Después llegó el utilitario, y con la movilidad y autonomía que presta a familias y personas ha hecho que Tierra Estella se haya encogido y esté ahora con el límite geográfico más pequeño que nunca tuvo, y con una población rural envejecida que hace temer el que muchas comarcas dejen de ser núcleos vivos de lunes a viernes.

Las comunicaciones siempre han sido las que han configurado las comarcas. Cuando en la película Tasio el protagonista habla de ir a la capital, no piensa en Pamplona. Para él, la capital es Vitoria, a la que podía ir cómodamente en el desaparecido ferrocarril Vasco-Navarro. Recientemente, hablando con Pedro San Emeterio en Azuelo, me decía que él no vio Pamplona hasta que tuvo que hacerlo obligado por el Servicio Militar. Para esa zona del Valle de Aguilar y pueblos próximos, la capital era Logroño.

Hoy la tendencia puede ser imparable. Viana-Logroño con sus centros comerciales, Pamplona con los suyos, y Calahorra con su futura intermodal, sus servicios comerciales, asistenciales y de ocio, pueden hacer que eso de "Estella Centro Comercial" no sirva ni para los habitantes de la ciudad del Ega. En más de una ocasión he escrito que para el comarcano con coche es más atractivo -y puede ser más cómodo- ir a comprar a Logroño o Pamplona que hacerlo en Estella. Y si pensamos en los jóvenes, la cosa no tiene color: casi todos siguen gregariamente el deslumbrón que marcan la cantidad, la variedad y la oferta de ocio que presentan las grandes superficies y las grandes poblaciones. Sumemos a ello la flexibilidad horaria de esos grandes centros, en la que de momento no voy a entrar. Baste recoger la opinión del Director General de Ikea Europa: "intentamos tener el horario comercial más amplio posible, por ejemplo, de diez de la mañana a diez de la noche, para que la gente pueda venir (a comprar) después del trabajo".

Empezando por el Ayuntamiento y los comerciantes, a todos nos inquieta la incertidumbre que se avecina. El pasado 23 de enero leía una preocupación parecida en la Asociación Local de Empleo, cuyo informe detecta muchos de los problemas que tenemos. Pero lamentablemente, ese conocimiento, ese análisis y esa preocupación no evitan que la inercia municipal o corporativa siga actuando en sentido contrario al aconsejable, y, así, lejos de solucionar los problemas, los agrava.

Volviendo al transporte, ahora se están desarrollando dos iniciativas que pueden ayudar a invertir la tendencia y en torno a las cuales se puede articular el resurgir y el desarrollo de Estella, siempre y cuando se aproveche adecuadamente su potencial y no se queden en hechos aislados. El servicio de cercanías que se va a implantar es una iniciativa muy importante: hace que los pueblos a los que llega tengan parecidos beneficios y ventajas que los barrios de la ciudad, y permite que esta extienda su influencia a esos pueblos. Es una buena idea que debe ir penetrando en el territorio para llegar cada vez a más municipios.

La otra iniciativa es el autobús que, de Azagra a Allo, todos los días va a permitir que la gente llegue al Hospital Comarcal García Orcoyen sin tener que depender del coche ni de la voluntad del vecino. Es una iniciativa que nace con la esperanza de ser viable y aceptada, y en la que el ayuntamiento de Estella debe colaborar para que se afiance y cuaje. También debe colaborar el Gobierno de Navarra, financiándola y abriendo nuevas líneas que lleguen a toda la merindad que no alcance el cercanías, y debe contar con la colaboración del comercio estellés para, a través de este servicio, extender su ámbito de influencia y hacer potenciales clientes a todos los habitantes de la Ribera Alta. Sobre este tema, el 7 de febrero de 2001 me publicaron en DDN unas letras en las que expongo la forma en que, a mi juicio, se podría concretar esta colaboración, cuya lectura aconsejo y puede hacerse a través de web www.javierhermosodemendoza.com, sección "Artículos", apartado "Tierra Estella", tema "Servicio de acceso al Hospital".

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza