Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

ENTERRAR 500 MILLONES

Los 60 millones previstos en los presupuestos del 97 para la construcción del gaztetxe, pasando por los 169 calculados el pasado marzo, en octubre se han convertido en 400. Mañana, ¿alcanzará los 500? ¿cuántos más? Nadie lo sabe, pero será difícil encontrar ilusos que piensen que esa obra terminará sin gastos imprevistos (la 1ª certificación del muro llevó un incremento del 50%). Pero, ¿a qué concejal le importa el coste final? ¿Justificaran cómo pueden emplear tanto dinero en un proyecto cuyo destino se pone en duda, para después, posiblemente, gastar otra porrada de millones en adaptarlo al uso definitivo? Un ayuntamiento que "está al límite de su capacidad de endeudamiento" y quejándose de que no tiene un duro, va a sacrificar 500 millones, o lo que haga falta, sin que le importe de donde saca el dinero o qué obras sacrifica (Sanz de Galdeano dixit). Esta visto que para una corporación sin estrategia y sin visión de presente ni de futuro, un gaztetxe en el Cine Pax (no vale hacerlo en otro sitio) es lo único que Estella necesita para cubrir sus necesidades.

UPN se "sigue oponiendo a que el edificio sea casa de la juventud", pero con la ausencia de alguno de sus concejales, convocando plenos extraordinarios, incluyendo el tema en los ordinarios, y delegando en otro concejal, facilita y alienta que el pleno decida lo contrario y se adquieran mayores compromisos. Y hasta a la Alcaldesa, que quiere pasar a la historia local como eterna "desbloqueadora", no le importa enmendarse a sí misma delegando en Sanz de Galdeano para que "desbloquee" las condiciones de cesión del Cine Pax. ¡Todo sea por el Gaztetxe! Siempre podrá decir que ella no quería... pero que se dejó ganar y se quitó un problema. En este esperpento, el PSN no va a la zaga. Después de dos años y medio sin hacer oposición, en un alarde de perspicacia y responsabilidad ha decidido subirse al carro que casualmente pasaba, y ha llegado a la conclusión de que "la obra debe terminarse y, en principio (después, ¡quién sabe!), para uso de la juventud", pensando, quizá, que va a ganar las próximas elecciones con los votos de los jóvenes que acuden al gaztetxe (?), aunque pierda el de los votantes vecinos del barrio.

Se dice que el edificio va destinado a la juventud. Para ella se preparó el Centro Joven-Gazteleku, en los bajos del Ayuntamiento, y todos podemos ver el éxito que tiene. Los jóvenes okupas del cuartel repetidamente han afirmado que sólo quieren un local autogestionado, y que prefieren quedarse donde están que ir a un edificio sujeto a gestión ajena, control y horario. Por si hubiera dudas, la Gazte Asamblada afirmó en abril que "nos quieren imponer una gestión indirecta, pero eso no lo vamos a aceptar". Con estos precedentes, ¿alguien apuesta por el éxito del futuro edificio? ¿No sería mejor dejar el gaztetxe donde está, pero sujeto a las mismas normas que los bares en cuanto a horarios, ruidos, etc. y destinar el dinero a otro fin? Y pensándolo mejor, las instalaciones del Centro Joven, ¿no son suficientes?

Dudo que se haya valorado si las actividades previstas para el nuevo edificio -y el gasto que llevan aparejadas- son correctas. Repasémoslas: Planta sótano: "aula informática, radio, locutorio, audiovisuales, estudio, fotografía, sala de ensayo para músicos, cocina, despensa, aseo, vestuarios..." Planta baja: "recepción, bar, aseos, sala multiusos..." Planta primera: "talleres, despachos..." Planta segunda: "sala de ensayos y pequeñas representaciones..." Añadamos que no se ha reparado en gastos, previendo unas instalaciones y equipamiento, tan a la última, que es difícil encontrarlas en otros edificios, tanto públicos como privados.

Pero aún hay que señalar más: en el desarrollo del proyecto no se ha seguido el procedimiento correcto, y se ha incumplido todo lo que para el solar determina el PEPRI en vigor, con un cúmulo de irregularidades, que, en mi opinión, lo convierten en un edificio ilegal. Veamos:

  • a) La ficha del PEPRI obligaba a conservar el edificio derribado, catalogándolo con la Categoría III, Interés Ambiental. Protección Ambiental. Asimismo señala respecto al Cine Pax: "Se proyecta la recuperación de este edifico... por el interés de sus muros de ladrillo, conservados prácticamente intactos. (Por lo que establece su) reconstrucción... con aprovechamiento de sus paredes exteriores y recuperación del espacio primitivo".

  • b) En ningún momento se modificó la ficha. Paso obligado para descatalogar el edificio y cambiar sus limitaciones en cuanto a superficie, altura, etc.

  • c) El nuevo edificio supera en 21,19 metros cuadrados la superficie catastral de la parcela, por lo que ocupa ilegalmente parte de la plazoleta. Asimismo, supera en 153, 19 metros y en 91,19 metros cuadrados, respectivamente, la ocupación máxima en planta baja que ambos PEPRIs señalan.

¿Qué hacer, pues, ante tanta irregularidad? En mi opinión, reconocer la ilegalidad de las obras, derribar lo construido, y modificar la ficha para que, como pide la AA de VV de Lizarra, el solar del Cine Pax sea un parque libre de toda edificación. Es preferible perder los 57 millones gastados, que enterrar los más de 500 que costará el edificio terminado. Dadas las circunstancias, es arriesgado pensar que el próximo ayuntamiento mantendrá el mismo criterio. Por eso, lo correcto sería paralizar toda actuación, y en vez de dejar un edificio sin uso, un problema, y una importante deuda, dejarle el dinero para que lo emplee en lo que considere prioritario, que falta le hará.

Nota: esta colaboración se publicó en el nº 224 de Calle Mayor, el 25/10/01.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza