Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

ESA DEJADEZ QUE NOS CORROE

Ocurrió el pasado viernes 3 de mayo. A las pocas horas de que aparecieran, fueron borradas por los trabajadores de FOCSA las pintadas de las fachadas de varios negocios de regionalistas estelleses y la vivienda de un edil de UPN. El pasado cuatro de diciembre vertieron pintura roja y amarilla sobre uno de los monumentos de la ciudad (el antiguo ayuntamiento de la plaza de San Martín), y aún permanece intocada para vergüenza de los estelleses y extrañeza de cuantos turistas nos visitan. Pasaron las Navidades, Año Nuevo, la Virgen del Puy... ¿hasta cuando va a permanecer mancillada la imagen de la ciudad?

Me parece muy bien la premura que se dieron en borrar las pintadas que insultaban a las gentes de UPN y manchaban sus edificios. Siempre he criticado la presión que los nuevos bárbaros pretenden ejercer sobre quienes no opinan igual que ellos, y repetidamente he exigido un mayor compromiso y un trabajo más activo por parte de ayuntamiento y policía para acabar con esa moda que degrada la imagen de la ciudad y preocupa y angustia a alguno de sus representantes. Mi queja no es por lo que se borró, que bien borrado está; mi queja es contra la desidia de aquellos que consideran compatible su supuesto servicio a la ciudad mientras consienten que las pintadas se eternicen sobre el monumento. ¿No se sienten concernidos? ¿Sólo les preocupa lo que personalmente les afecta?


Un domingo cualquiera en la Plaza de los Fueros
Un domingo cualquiera en la Plaza de los Fueros.

El pasado 25 de mayo, como tantos estelleses y visitantes, subí al Puy no para honrar a la Patrona ( a la virgen se le honra cuidando la ciudad y procurando el bienestar de sus habitantes), sino para saludarla y sufrir un rato. Cunetas sucias y abandonadas, peligrosa convivencia de peatones y vehículos, césped casi seco, barandillas oxidadas... La basílica con las luces apagadas... En fin: todo un ejemplo de abandono y descuido; un espejo de la desidia con que somos gobernados.

Subir al Puy, por cualquiera de sus tres accesos, es caminar por lo más degradado y abandonado de la ciudad. Sé que este hecho no se puede corregir de la noche a la mañana. Pero, ¿tanto cuesta limpiar las cunetas, regar el césped, y algún otro detalle, por lo menos hasta que pase la Fiesta de la Aparición? ¡Pobre Estella, tener que soportar tanta dejadez...!

Nota: esta colaboración se publicó en el suplemento Merindad de Estella del Diario de Noticias, el 01/06/02. Cuando escribo esta nota (enero de 2003), un año después de que mancharan el monumento, aún permanece sin limpiar.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza