Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

ESPERANDO LA AUTOVÍA

Desde el 04/03/00, este es el sexto escrito en el que reivindico la necesidad de que con urgencia se construya la autovía Pamplona-Logroño. Cuando comencé a escribir, en Navarra nadie hablaba de nuestra autovía. Entonces, el tema dominante era la gratuidad de la Autopista, la necesidad de la autovía de Pamplona a Jaca, y la conexión a Francia a través de Alduides. Hoy, pasado el momento electoral y conseguida la rebaja de los peajes, nadie habla de la gratuidad de la Autopista, de la autovía a Jaca se volverá a hablar cuando comience el recrecimiento de Yesa, y la conexión a Alduides permanece a la espera de mejor ocasión. En estos momentos todos los partidos parece que han descubierto la necesidad de nuestra autovía, y compiten por mostrarse favorables a la misma. Pero creo que Tierra Estella no debe confiar demasiado en la sinceridad y voluntad de los partidos, y no debe abandonar la guardia.

Es sospechoso que nuestros políticos no se pongan de acuerdo en la forma de financiarla, y que las dificultades económicas sólo existan para costear nuestra obra. Las autovías de Leizarán y de la Burunda se pagaron con cargo a los presupuestos; de la misma manera se va a costear el Canal de Navarra. La nueva carretera que, paso a paso, <<debido a su coste y complejidad>> se está construyendo entre Velate y la frontera, y cuantas obras de importancia se están haciendo, o se piensan hacer en nuestra tierra; todas y cada una de ellas con un presupuesto similar al de nuestra autovía, son abonadas de la forma tradicional y sin esperar dilaciones. Pero la autovía Pamplona-Estella es especial: sólo se podrá construir, en un plazo de cinco años si hay financiación privada, y para el tramo Estella-Logroño no hay ni financiación ni plazos.

Estas dificultades son consecuencia de la debilidad e irrelevancia en que últimamente está cayendo Tierra Estella, tanto por su declive demográfico y estancamiento económico, como por la apatía de sus habitantes e instituciones. Aquí nadie protesta ni exige, y quien más quien menos parece estar cómodo en la situación actual, o tiene una gran capacidad de resignación. Todo, menos incomodar a esos políticos en cuyas manos está el futuro personal de algunos alcaldes y concejales. La coordinadora Pro Gratuidad de la Autopista surgió como respuesta a varios accidentes mortales entre El Carrascal y Pamplona. Los accidentes del Perdón no tienen la misma respuesta.

Que es el momento oportuno para conseguir de nuestros políticos el compromiso firme de que la totalidad de la autovía hasta Logroño se ejecute en un breve plazo, no debería ponerse en duda. Pero para ello es necesario que Tierra Estella se movilice y todos nuestros Ayuntamientos, corporaciones, asociaciones y ciudadanos exijamos una consideración y atención que ahora se nos niega.

Puede suceder que dentro de pocos o muchos años llegue a nuestra ciudad la autovía, sin que nuestros ediles hayan tenido tiempo de adoptar un acuerdo en su favor. Puede suceder, también, que sin pasar por nuestro término siga camino a Logroño por el trazado que menos nos favorezca. Los municipios de Lerín, Allo y Arróniz han solicitado que su trazado discurra por la cara sur de Montejurra. El Ayuntamiento de Estella parece que no tiene opinión al respecto. Dudo, incluso, que tenga capacidad para dar una sola razón del por qué la autovía debe ir por el norte o por el sur de nuestro emblemático monte. Y no debería ser así: uno u otro trazado no es indiferente para nuestra ciudad. Por eso, en vez de favorecer que la autovía pueda alejarse de nosotros, hay que exigir la reforma de la carretera entre San Adrián y Estella, con variantes en todos los pueblos y con una cómoda conexión con la variante, la cual debe formar parte de la futura autovía.

Nota: esta colaboración de publicó en la edición Tierra Estella de Diario de Navarra, el 03/04/01. Cuando escribo esta nota, hay compromiso firme de que la variante se desdoblará con las mismas características que la autovía, y la conexión de la carretera a San Adrián, y otras muchas más, se reformarán con cargo a la misma.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza