Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

ESTELLA, LUGAR DE PASO

No somos un pueblo grande, y estamos dejando de ser una ciudad pequeña ¿Qué es Estella en estos momentos?: sólo lugar de paso.

El hijo o nieto del que hizo negocio, arropado por las arcas familiares o con un título en el bolsillo, busca en la capital aumentar su fortuna. El comarcano que ha hecho unas pesetillas en el pueblo, monta en Estella el negocio para que su hijo siga el paso del anterior. El que no tiene título ni dinero, busca en Landaben su acomodo. Y los demás, ¿qué decir de los demás?, pues que ni fu ni fa.

Perdón, me olvidaba de los políticos; de esa pléyade de estellesas y estelleses que aposentan sus reales del Senado al Parlamento. Desde que Rosa López descubrió los benéficos efectos de "la política" para escapar de las garras del INEM, nuestra ciudad se ha llenado de meritorios dispuestos a seguir sus pasos y alcanzar un acomodo personal. Unas y otros vieron en el ayuntamiento el lugar idóneo para impulsarse a más altos vuelos: ahí tenemos el ejemplo del Presidente y la Vicepresidenta de nuestro Parlamento. ¿Qué decir de todos ellos? Pues que para Estella son como tener duros falsos: crees tener algo de valor, y a la hora de la verdad ves que para nada te sirven; sólo para adormecerte albergando esperanzas.

Para ellos, Estella, más que un lugar de paso fue un trampolín. ¿Y quién se acuerda del trampolín después de alcanzar el podio?

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza