Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

¡FELICIDADES, ESPAÑA!: AL FIN LLEGÓ LA PRIMAVERA

Este título forma parte del tema central de la colaboración con la que di la bienvenida al triunfo del PSOE en las pasadas elecciones (ocupa el último lugar de los 14 escritos que forman este bloque). Triunfo del que me he sentido partícipe, pues con mis colaboraciones en la prensa hice lo que pude para que tras los ocho años negros de gobierno de Aznar pudiéramos alcanzar una nueva época en la que sentir la ilusión y la esperanza.

No todas las colaboraciones tuvieron la suerte de ser impresas. Aquí coloco todas ellas, sin señalar a que medio envié las que no fueron publicadas (fue a varios).

Añado alguna foto tomada de la prensa. En la que figura a continuación, José Luis Rodríguez Zapatero, en su primer acto oficial, se suma al homenaje que el pueblo de Madrid tributa a los muertos en el atentado de Atocha.



El 3 de abril de 2003, en una de las lecturas contra la guerra que promovidas por IU se celebraron en Estella, leí el siguiente texto. En él nombro también a la entonces Alcaldesa de Estella, de UPN-PP, que llegó a expulsar del Pleno del Ayuntamiento a los concejales que llevaban en la solapa pegatinas contra la guerra, y a su compañero de partido el Presidente del Gobierno de Navarra.

NO HAN CONSEGUIDO ENGAÑARNOS

Con todo su impresionante aparato mediático, la administración Bush no ha conseguido engañarnos.

Todos lo sabemos, y las encuestas lo demuestran, que el motivo de esta guerra es poner a su servicio las reservas petrolíferas del próximo Oriente, ocultar la corrupta conexión entre la administración Bush y las grandes corporaciones, y convertir en vasallos a todos los ciudadanos del planeta.

También vemos, cada vez con más claridad, la falsedad en que se basaban sus argumentos.

¿Dónde están las armas de destrucción masiva con que se nos quiso aterrorizar? ¿Dónde esta la amenaza de la guerra química o bacteriológica?

¿Alguien cree que, de haber sido cierta esa amenaza, las tropas invasoras hubieran entrado con tanta alegría en Irak?

¿Piensa alguien que si Irak hubiera tenido arsenales nucleares, se hubieran atrevido a atacarle?

¿Por qué no desarman a Corea del Norte, o a sus aliados Pakistán e Israel, que sí tienen esas armas de destrucción masiva?

Ahí radicaba la prisa para que los inspectores de la ONU no terminaran su trabajo: querían evitar, a toda costa, que el mundo descubriera sus falacias.

¿Y si quieren anular las bases terroristas de Bin Laden, por qué no dejan en paz a Irak y ponen orden en Pakistán, Arabia Saudí, o Israel, que es donde se alimenta la bicha?

No nos han podido engañar: se han engañado ellos mismos.

Esperaban ser recibidos como libertadores, y se han encontrado un pueblo dispuesto a repeler la invasión.

Esperaban una guerra rápida y se han metido en un avispero.

Esperaban hacer cirugía puntual, y la destrucción y las muertes están siendo vez mayores.

Esperaban que los muertos sólo fueran de los otros, y ya están enterrando a los suyos.

Hablaban de bombas inteligentes, y con sus bombas de fragmentación están sembrando Irak de minas.

Pero el más engañado de todos ha sido nuestro José Mari. Esperaba que arrimándose al aliado americano iba a entrar en el selecto club de los líderes mundiales; esperaba superar sus complejos; esperaba obtener réditos electorales..., y fracaso tras fracaso, desnudando su alma, va a llevar a su partido a la derrota; va a dejar tocada nuestra democracia, y hundida la economía.

La guerra durará más o menos; la ganarán -qué duda cabe- los invasores. Pero el paisaje después de la batalla ya no será el mismo. No lo será en Irak, pero tampoco en España. Habrán ganado la guerra a costa de perder el alma. Y el pueblo, hable el idioma que hable, pagará las consecuencias.

¿Y qué decir de nuestra líder local? ¿Se puede decir "tanto monta, monta tanto" José Mari como Mari Jose? No demos tanto peso a nuestra alcaldesa, pero digamos bien alto que existen grandes coincidencias.

José Mari rinde pleitesía al aliado americano, saca la vara ante su propio pueblo, y cuando el vecino del Sur coge el "Perejil" sin su permiso, se pone bravo, saca pecho, pero rápidamente tiene que pedir la ayuda y el arbitraje del amigo americano.

Nuestra Mari Jose también saca pecho ante el débil y se amilana ante el fuerte. No sabe, ni oye, ni dice, ni entiende. No hace nada, y cuando se decide siempre llega tarde. Émula de la gresca que armó su partido en el Parlamento navarro a cuento de las pegatinas de NO A LA GUERRA, expulsa a los concejales que las exhiben en Estella. No se da cuenta que ella comienza el camino cuando Miguel Sanz, asustado por las encuestas, ya está de vuelta y se manifiesta contra la guerra.

Nuestra Mari Jose se atreve con aquellos que sabe que no le van a armar bronca. Se atreve con Jaime, Concha, Rafael... Se atreve contra las pegatinas que portan en sus solapas..., pero no se atreve con aquellos que, en vez de pegatinas, cuelgan pancartas ante sus narices. A estos les teme, y se muestra con ellos condescendiente.

Tanto monta, monta tanto. A Jose Mari y a Mari Jose hay que decirles que no representan a su pueblo; hay que decirles que ellos son voluntariamente responsables de las matanzas y la destrucción que segundo a segundo se suceden en Irak; hay que decirles que ellos también son responsables de esa carnicería; hay que decirles que se vayan con viento fresco y no vuelvan; que no queremos petróleo manchado de sangre; que no aceptamos su servilismo a cambio de una comida en las Azores, o un sillón en la Alcaldía.

Hay que decirles que nos dejen tranquilos. Y que lo que pasa en Irak les acompañe e inquiete sus conciencias.


Meses después llegó el terremoto de Irán, y padecimos el bochornoso espectáculo de ver como los bomberos voluntarios, después de permanecer toda una noche en el aeropuerto, no pudieron desplazarse porque la estupidez burocrática se lo impidió. Este hecho motivó el artículo que figura a continuación, el cual fue publicado el martes 30 de diciembre de 2003 en la Edición País Vasco del diario El País.

¿EL TERREMOTO DE IRÁN NO ES ACCIÓN HUMANITARIA?

El Gobierno de Irán y la Media Luna Roja hacen un llamamiento urgente para que la comunidad internacional les ayude a rescatar a los enterrados bajo las ruinas de la ciudad de Bam. La ONU, Francia, Italia y gran número de países, prestos envían socorros. Hasta Israel y EEUU ofrecen su ayuda. Aznar, en telegrama dirigido al presidente iraní, se muestra "profundamente conmovido", y nuestro Rey le transmite su "consternación" por la catástrofe.

Toda la ayuda internacional llega puntual. Toda, menos la española. Los veinte miembros de la ONG Bomberos Sin Fronteras -una de las primeras en reaccionar y movilizarse-, después de pasar la noche en Torrejón esperando el avión prometido, entre la perplejidad y la indignación tienen que volver a sus casas. ¿Por qué?, nos preguntamos los españoles. Al parecer, a la petición iraní le faltaba alguna póliza o no fue tramitada pidiéndoselo por favor y con humildad al responsable de nuestra Administración.

Cuando 72 militares españoles mueren en Turquía porque el ministerio busca el avión más económico y sus cuerpos yertos son recogidos como quien coge huesos del osario, cuando por problemas de coordinación se consiente en que mueran ahogados varias decenas de africanos a dos pasos de nuestra costa, ¿a quién le extraña que nuestra administración no actúe con diligencia y sensibilidad ante el terremoto de Irán? Si se hubiera tratado de repetir la "acción humanitaria" de Irak, velozmente hubiera enviado nuestro Gobierno soldados, armas y pertrechos, sin reparar en trámites ni legalidades. ¿Pero cómo va a hacerlo ante un terremoto, cuando ha subvertido el significado del término y a la guerra le llama acción humanitaria?

En casos como este, los Bomberos Sin Fronteras no son los únicos que se sienten avergonzados del Gobierno: somos muchos los españoles que compartimos su sentimiento.


Esta foto (Sergio Pérez, de Reuters) fue la perdición de Aznar, y para muchos españoles significa el sufrimiento al que nos ha conducido la prepotencia, la estupidez y el servilismo. También fue el principio del fin de Bush y Blair, el cual no tardará en llegar y podremos celebrarlo.


Por las mismas fechas, un trompetista australiano, en la final de la Copa Davis, confundió el Himno de Riego con el Himno Nacional, lo que hizo que sacaran pecho muchos que no habían movido una oreja cuando Jeb Bush trató a Aznar de Jefe de Estado. Este hecho motivó el artículo que figura a continuación, el cual fue publicado en la Edición País Vasco de diario El País, el domingo 7 de diciembre de 2003.

EL TROMPETISTA Y BUSH

Cuando en la final de la Copa Davis el trompetista entonó el Himno de Riego, al Secretario de Estado para el Deporte le hirvió la sangre, y en un acto de pundonor patriotero pidió a nuestros tenistas que abandonaran la pista. "Es una ofensa imperdonable", les dijo. No "juguéis hasta que suene el Himno Nacional", les ordenó.

Que los australianos reconocieran el error no fue suficiente, y tras exigir la repetición del acto afirmó que se iba a pedir a la Federación Internacional la apertura de una investigación. No recuerdo si se llamó a consultas al Embajador ni si se abrió un conflicto diplomático, pero el orgullo de la bravía sangre española quedó patente.

Pocos meses antes de esta anécdota, el Gobernador de Florida -la antigua Florida española-, Jeff Bush, hermano del Presidente del imperio norteamericano, en un español bastante correcto vino a Madrid a saludar al presidente de la "República" española. En aquél momento el orgullo hispano no apareció por ningún lado, y el mundo oficial, alegrándose en el fondo de que hubiera elevado la categoría de nuestro presidente, redujo la ofensa a un desliz sin importancia.

Ya se sabe: ante el dingo australiano, con cuyo país no hemos tenido más contencioso que el que periódicamente nos ofrece la pugna por "la ensaladera", podíamos sacar la cara; ante el elefante americano, cuyo país nos despojó de las colonias y ha humillado y humilla a las naciones hispanas, no convenía sacar la cara; no fuera que nos la rompiera impidiendo que nuestro presidente pueda seguir ofreciendo sacrificios en el altar del imperio.


En diciembre de 2003, mientras Aznar se deshacía alabando la colaboración de Bush contra el terrorismo, poco menos que despreciaba la colaboración francesa que tantos éxitos aportaba a esa lucha. Esta desvergüenza motivó la siguiente colaboración, la cual fue publicada el sábado 3 de enero de 2004 en la Edición País Vasco del diario El País.

POLÍTICA ANTITERRORISTA

Ahora que la Policía francesa se ha apuntado un nuevo éxito descabezando el aparato militar de ETA, y la colaboración gala ha permitido evitar el desastre que el grupo terrorista preparaba para Navidades, es necesario mirar a nuestro Gobierno y demandar una explicación porque algo no encaja en su proclamada política antiterrorista. Entre el afán por atribuir a este objetivo su subordinación a la política norteamericana, y a la vez distanciarse del país que detiene terroristas, desmantela aparatos, y poco a poco va consiguiendo que el final del terrorismo sea cada vez más verosímil, existe una contradicción que debe ser corregida.

Para José María Aznar, a tenor de sus afirmaciones, el combate contra el terrorismo es la piedra angular que justifica toda su política. Da igual que se trate de combatir a los etarras que tanta destrucción, división y dolor vienen ocasionando en esta tierra; descalificar cuanto se cuece en los órganos de representación y gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca; tratar con desdén y desprecio a los socialistas que sufren en igual o mayor medida que los populares los efectos de los pistoleros y dinamiteros de ETA; o justificar su incondicional apoyo a Bush, tanto a la hora de apoyar su política imperial en Irak, como de dificultar -o impedir- el avance de Europa hacia una unidad efectiva. Todo lo que le interesa a Aznar, lo envuelve en una política antiterrorista convertida en arma arrojadiza para mantener a raya a quien discrepa del Gobierno

Pero esa piedra angular, lejos de ser sólido granito, hace tiempo que se convirtió en una informe mole de cartón-piedra. Por eso, si de los EEUU sólo hemos obtenido vanas declaraciones, mientras que de la vecina Francia vienen los éxitos contantes y sonantes, es necesario que nuestro Presidente reconozca que sus expectativas no se cumplen, y, en consecuencia, dé un giro de 180 grados a la política española, para que ésta, abandonando su servilismo pro norteamericano, se integre como socio leal en la política europea y corrija situaciones lamentables como el reciente desencuentro de Bruselas. De no hacerlo, en los ciudadanos tomará fuerza la opinión de que el no reconocimiento del error se antepone a la lucha antiterrorista, y que ésta es un simple recurso dialéctico para justificar aquello que para la mayoría del pueblo español no tiene justificación, a la vez que la utiliza como ardid para captar votos. Nuestra prioridad no debe consistir en avalar la fracasada política norteamericana en Irak, cuyo terrorismo no hacemos más que engordar, sino en combatir el terrorismo que tenemos en casa, reconociendo el apoyo de nuestros socios europeos y buscando la complicidad de todos los ciudadanos que vivimos en esta piel de toro.


Vista Alegre, mayo de 2003. Aunque lo parezca, Aznar no imitaba a Groucho Marx: era el anuncio de su caída definitiva.


Cuando en su visita a los EEUU Aznar presumió con sandeces como que en España había "casi 43 millones de personas con alto poder adquisitivo", me indignó y lo vi totalmente despegado de la realidad y falto de toda objetividad. Esto motivó el siguiente artículo, enviado a la prensa el 24 de enero de 2004 sin que tuviera la suerte de ser publicado.

EL PODER COMO AUTISMO

En su reciente despedida, José María Aznar volcó sobre su cabeza el frasco de la colonia y así mismo se califico como moderado y dialogante. En pocas ocasiones se puede aplicar con más propiedad el dicho castellano de "dime de qué presumes..." Pocas semanas antes, cuando en su visita al centro del imperio le hemos oído decir que en España hay "casi 43 millones de personas con alto poder adquisitivo", afirmar que los problemas del mundo se resuelven aplicando la fórmula del libre mercado, despreciar la ayuda que presta Francia en la lucha contra ETA (ver mi carta "Política antiterrorista" en www.javierhermosodemendoza.com), o convertirse en vocero de la globalización, nos preguntamos sobre qué país cree gobernar nuestro engreído presidente.

Todas las personas autoritarias que han acumulado gran poder, han padecido una desviación que los aleja del estadista y los acerca al autista. Temerosos de su poderío, nadie a su alrededor habla claro sobre la realidad del país, y los que con él despachan pasan con frecuencia de subordinados y compañeros a la categoría de siervos. Todos le bailan el agua creando en su entorno una visión irreal de su gestión y de su país. Situación que él repite cuando se encuentra con otra persona a la que reconoce como superior y más poderoso.

Por otro lado, el ver que la hija del funcionario metido en política, por el sólo hecho de ser hija alcanza situación económica envidiable y honores de princesa; cuando ve que oscuros políticos, al poco de alcanzar el poder se convierten en émulos del rey Midas; cuando este mismo fenómeno se reproduce en ciertos diputados, alcaldes y concejales; cuando hasta empleados de copisterías alcanzan la excelencia económica..., no extraña que nuestro personaje piense que todo el monte es orégano.

Lo demás no existe. Las viudas y ancianos con ayudas muy inferiores a sus necesidades de subsistencia; los ancianos envilecidos y arrinconados por falta de residencias; los jóvenes que tienen que trabajar con la cartilla de la Seguridad Social en la boca porque desconocen cuantos días durará su trabajo y cuantos trabajos tendrán que cambiar a lo largo de la temporada; las familias que se disponen a pasar toda la vida laboral pagando la hipoteca del piso y tiemblan pensando en las consecuencias que tendrá el que los tipos suban tan sólo un cuartillo; los obreros que se quedan sin trabajo porque las empresas deslocalizan sus fábricas siguiendo la moda de libre mercado que tan grata le es a nuestro Presidente; cuando el 55% de los hogares encuentra dificultes para llegar a fin de mes, porcentaje que va en aumento; cuando nuestras costas se llenan de personas que dejan su vida intentando llegar al único Edén que les permite y ofrece la fiebre globalizadora de la que él es abanderado; cuando estos inmigrantes, al negarles la legalización se encuentran entre la inanición y la nueva esclavitud de caer en mano de empresarios sin escrúpulos; cuando todo esto sucede... tenemos la España que tenemos. En marzo, con nuestro voto, ¿demostraremos que también la merecemos?

Del autismo a que hago referencia en el artículo anterior es buen prueba la foto que figura a continuación. En ella se ve a Aznar contemplando el cartel del libro en el que hace balance de sus ocho años de gobierno. En él presenta como un hecho heroico el no haberse afeitado el bigote, a pesar de que un asesor le auguró que con ello aumentaría sus votos en un 5%. Aunque es más probable que tenga relación con el hecho de haberle dicho a Bush que siempre tendría un bigote a su lado.

Javier Tusell, en su comentario de El País (09-05-04), afirma que el libro "empieza por mostrar a su autor con un grado de paranoia, de alejamiento de la realidad y de incapacidad para la autocrítica". Señala que hasta las personas de su entorno "han adquirido la convicción de que tiene unos modos intratables y una actuaciones incomprensibles que diagnostican como cercanas al desvarío", sigue diciendo que "el lector descubre, entre aterrado y perplejo, que hemos estado en las manos de una minoría que está a la derecha de la derecha española que está a la extrema derecha del Cosmos y bordeando esa franja lunática inevitable en cualquier sociedad", para señalar como colofón:"Dios mío, de la que nos hemos librado".



Las encuestas le eran favorables a Zapatero, los deseos de cambio crecían, pero siempre había alguien de su entorno que metía la pata. Sin ir más lejos, el presidente extremeño, Rodríguez Ibarra, se descolgó con unas declaraciones en las que proponía modificar la normativa electoral para dificultar la presencia nacionalista en las Cortes nacionales. Estas intempestivas declaraciones motivaron que el 15 de enero de 2004 enviara a la prensa la siguiente colaboración, la cual no fue publicada.

EL PSOE Y LA DUCHA ESCOCESA

El electorado socialista, junto con toda la población que ansía el cambio, está ávido de buenas noticias y, cuando estas se producen, llega el locuaz Rodríguez Ibarra y nos echa un jarro de agua fría que amenaza constiparnos. Con este régimen más propio de una ducha escocesa no es posible que el PSOE cree en el electorado la ilusión necesaria que lo lleve a la Moncloa.

Hay gente que reconoce muchos valores en el presidente extremeño, pero, por muchos que tenga, los anula su incontinencia verbal y esa forma abrupta de expresarse. Es, para decirlo con claridad, un bocazas que no sabe medir la oportunidad ni las consecuencias de su discurso. Es una persona que no se resigna al papel que le corresponde en la Extremadura que gobierna -y que parece hacerlo bien-, y tiene que hacerse notar allí donde ni se le llama ni se le pide opinión. Y lo hace de la única manera en que puede ser oído: saliéndose del tiesto.

La Federación Extremeña podía, perfectamente, haber presentado su propuesta (exigir una base mínima nacional a los partidos regionales) en la conferencia política del PSOE, y nada hubiera pasado: sus compañeros les hubieran advertido de la inconveniencia, de la imposibilidad de llevarla a cabo, y del absurdo de la misma. Pero no. Este deslenguado político tiene que convocar a la prensa, anunciar lo que va a proponer, y sacar el debate a la calle porque es incapaz de guardar los modos y las formas y sólo le interesa hacerse notar aunque rompa la labor que pacientemente ha tejido su partido. Luego, escaldado y desautorizado, tiene que retirar sus palabras cuando nada puede corregir el daño causado. ¿No será el PP quién lo asesora e incita?

La incontrolable personalidad del Sr. Ibarra es sobradamente conocida por Zapatero, y de ahí, intuyo, el hecho de haberlo metido en el grupo de los diez notables. Con ello pretendía matar dos pájaros de un tiro: cortocircuitar los ataques que el PP le hace de no ser garante de la unidad de España, y tener controlado al caballero extremeño. Tarea imposible. No se da cuenta de que controlándolo para que no se tire un pedo, al menor descuido la caga. Como ha sucedido.

El PSOE tiene que pensar si le interesa tener en el equipo personas muy capaces de ganar etapas, pero que le impiden ganar la vuelta. Rodríguez Ibarra debe pasar a la reserva aunque los socialistas perdamos el gobierno extremeño. Porque mientras esto no suceda, los que esperamos el cambio, en vez de estar disfrutando del calor que nos da el esfuerzo que vemos en Zapatero y su equipo, estaremos más pendientes de por donde nos va a llegar el próximo jarro de agua fría que volverá a romper nuestras ilusiones.

- Mira, Jose Mari, ya llega a la meta Zapatero. ¡Y nosotros con estos pelos!

- ¿Se nos habrá parado el reloj...? ¿Qué es lo que pasa? ¡No lo entiendo! ¿No era esta tu hora, Mariano? Lo preparé todo para que fueras presidente y Zapatero tuviera que esperar ocho años... (?)

- Eso, José Mari, nos pasa por tramposos. Quisimos detener el tiempo, y el tiempo nos ha arrollado. Atocha, la guerra de Irak, el Prestige, el Yakolev..., hasta el Perejil nos ha estallado en las manos. ¡Adiós ilusiones! ¡Adiós poder! Volvemos al pozo de donde salimos... (Foto 07/03/04)



Después se conoció la metedura de pata de Carod Rovira al entrevistarse con ETA, lo que dio motivo para que escribiera las letras siguientes, las cuales fueron enviadas a la prensa el 29 de enero de 2004 sin que fueran publicadas.

UTILIZAR EL TERRORISMO

Aún tengo en mi retina las imágenes del funeral de Miguel Ángel Blanco, secuestrado y asesinado por ETA. Al llegar la comitiva oficial, me heló la sangre la sonrisa que aprecié en los ojos de una persona que ha desarrollado una gran carrera política y hoy sale mucho en los telediarios. Lejos del dolor que se respiraba en aquel acto, en aquellos ojos sonrientes creí ver el cálculo de los réditos electorales que se podía obtener de aquel luctuoso hecho. Quizá fue una apreciación infundada. Pero la utilización partidista que el PP ha venido haciendo de la lucha antiterrorista no ayuda a que mi mente borre aquel recuerdo.

Ahora veo como ha tratado el Gobierno la estúpida entrevista de Carod Rovira con ETA, y la sospecha de que lo que más le importa al PP es el beneficio electoral que de la lucha antiterrorista pueda obtener, aumenta la desazón que desde hace años tengo. En vez de filmar o gravar la reunión, ¿porqué no detuvieron a la cúpula etarra antes o después de la entrevista? ¿Cómo es posible que se pueda preparar un dispositivo que siga y grabe la imagen o la voz de quienes acuden a la cita, y sea imposible preparar el aparato policial que los detenga? ¿Cómo es posible que conociendo la reunión no se persiga a los terroristas? ¿Quizá porque en vez de vigilar a los asesinos se prefirió seguir los pasos del político catalán? ¿Todos los ciudadanos de este país podemos ser objeto de seguimiento por los servicios secretos sin que medie autorización judicial? ¿Se espera para detener a los terroristas a que llegue el momento que más beneficie al Gobierno? Son preguntas que surgen como setas en octubre y se marchitarán sin obtener respuesta.

Sobre la filtración de datos reservados a la prensa, no me pregunto nada; no me coge por sorpresa. Si el Gobierno, de forma sistemática utiliza en su beneficio la economía, los medios de comunicación públicos o semi-públicos, y los ingresos del Estado. Si influye todo lo que puede en la Justicia y la Fiscalía. Si abusa de su mayoría absoluta en los órganos representativos... ¿cómo me va a extrañar que haga una utilización partidista de la lucha antiterrorista? En otros tiempos hubiera echado mano del caballo de Pavía. Ahora no lo necesita; le basta con poner a su servicio todos los poderes del Estado.

La sensación de vivir en una democracia secuestrada, para muchos ciudadanos es palpable. Entre un felino que pasa la vida entre cuatro rejas, y otro que se pasea por Cabárceno, hay diferencias objetivas, y la sensación de cautividad será distinta para cada uno de ellos. Sin embargo, ninguno de los dos es libre: ambos están cautivos.

No sabemos si salta para quitarse los complejos, para intentar ponerse a la altura del pueblo español, o para sacudirse la derrota. No te canses, José Mari: estás acabado. (Foto 27/03/04)



Llegó después la entrega de los premios Goya con su polémica sobre Julio Medem y su película "La pelota vasca, la piel contra la piedra". Mi defensa a la libertad de expresión se tradujo en las siguientes letras, cuya publicación extractada vio la luz el lunes 9 de febrero de 2004 en la Edición País Vasco del diario El País.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

"No al terrorismo, sí a la libertad de expresión", fue el mensaje más presente en la vestimenta de las personas que acudieron a la entrega de los Premios Goya. En esencia, la primera parte era innecesaria y bastaba con la segunda. Si en este país hubiera una verdadera libertad de expresión, se habrían solucionado -o habría cauces para su solución- la mayoría de los problemas que tenemos, entre los cuales el del terrorismo es uno de los importantes.

Puede desaparecer el terrorismo, con su secuela de extorsión, sangre y muerte, y vivir en un país amordazado. Pero si existe verdadera libertad de expresión, automáticamente llevará consigo la desaparición de terrorismo y viviremos en un país totalmente libre. En estos momentos, en esta transición inacabada que camina en sentido contrario a lo que establecieron los "padres de la Constitución", el riesgo de que nuestra democracia acabe con la mordaza que nos quieren poner unos y otros es muy grande. Unos -es un ejemplo-, intentando destruir la obra que Agustín Ibarrola creó en el Bosque de Oma; otros, siguiendo la estela del PP, intentando destruir el documental La Pelota Vasca, de Julio Medem; en medio, un Gobierno que intenta manipular todo y enfrentar a tirios y troyanos para alcanzar una nueva mayoría absoluta, ante cuyo objetivo la lucha contra ETA parece un mero instrumento del que usa y abusa.

Si se normalizara la vida política, los que atacan el "bosque encantado" tendrían los días contados. Pero para que así sea, entre otras muchas cosas es necesario, aunque no fácil, que la Asociación de Víctimas del Terrorismo recupere su verdadero papel y se deshaga del abrazo de oso a que la somete el Partido Popular.

En estos momentos, en los que tan difícil es sacudirse el yugo de la manipulación, y, en consecuencia, adoptar posturas razonables, es necesario repetir el mensaje que Pilar Bardén mostraba en su solapa: "no a ETA, sí a Medem". Julio, aunque vea los fallos de tu documental, quiero que sepas que yo también estoy contigo: con tu derecho, y el mío, a ejercer la libertad de expresión y creación.


El que Fraga señalara el acoso sexual como una menudencia, y el caso del cura de Peñarroya, protegido del obispo de Córdoba a pesar de haber sido condenado por abusar de unas niñas, dio lugar a la siguiente colaboración, enviada a la prensa el 13 de febrero de 2004 sin que fuera publicada.

MENUDENCIAS

Manuel Fraga considera una menudencia que el alcalde de Toques, Jesús Ares, abuse de una menor. Asenjo, obispo de Córdoba, muestra comprensión y apoyo al cura de Peñarroya condenado por abusar de unas niñas. Son los últimos ejemplos de un rosario de abusos que siempre han contado con la comprensión y el apoyo de aquellos a los que se les llena la boca cuando hablan de moral y costumbres.

No importa que en algunos casos hayan tenido que rectificar obligados por el escándalo producido en la opinión pública, y, en el caso del PP, por el coste electoral que tal apoyo representa. No importa, porque lo que delata al Presidente del Partido Popular, a la estructura del partido, y a algún miembro de la Jerarquía, es la reacción espontánea de apoyo y comprensión hacia los abusadores, y el que todos ellos, incluida la Conferencia Episcopal, tengan la vileza moral de no mostrar apoyo a las víctimas.

Si aquellos que sirven de orientadores morales de importantes sectores de la población opinan de esa manera, ¿a quién extraña que la "violencia de género" alcance la extensión y crueldad que diariamente leemos en la prensa? Mientras esas personas y esas estructuras no cambien de mentalidad, y, en vez de comprender a los acosadores y ningunear el problema, luchen contra esa concepción tan arraigada que considera a la mujer como objeto sexual y propiedad en la que descargar frustraciones, venganzas y complejos, no se podrá solucionar el problema. Para que así sea, será necesario que nuestra derecha vea que para ganar las elecciones necesita considerar a la mujer como un ser con voluntad propia y con capacidad para decidir sobre su vida y sobre su forma de vivirla. Y en el momento actual es necesario que lleguen al gobierno políticos para los que la verdad, la libertad, y el respeto a las personas esté entre sus principales preocupaciones.

Unos consideran la violencia de género y los abusos a menores como una menudencia. Otros tratan a la mujer como si fuera poco más que basura. El resultado: muchas mujeres son victimas de sus maridos y compañeros. (Foto tomada en Kabul)



Otras declaraciones que llamaron mi atención fueron las de Rajoy tratando de cantamañanas a Zapatero. Mi respuesta fue la siguiente colaboración, publicada el 9 de marzo de 2004 en el diario "El País", Edición "El País Vasco".

CANTAMAÑANAS

En el reportaje que Canal + dedicó a Mariano Rajoy en la tarde del pasado jueves, éste afirmó que quien dice un día una cosa y otro día otra, es un cantamañanas.

¿A quién se refería el candidato? ¿Se refería a aquel político que despreció la propuesta socialista de firmar el Pacto Antiterrorista, después lo firmó, se apropió de él a continuación, más tarde lo dio por roto, para finalmente manifestar su disposición a que otros partidos agreguen su firma?

¿O se refería al partido que rechazó la propuesta socialista del "carné de conducir por puntos", para incluirlo a los dos meses en su programa electoral?

¿Quizá se refería a los dos? Sería bueno saberlo, pues al elector no le gusta dar su voto a quien, para conseguirlo, cambia tan fácilmente de criterio.


Los titubeos de Rajoy al ser entrevistado en la Cadena Ser el pasado 10 de marzo de 2004, las vi tal y como lo expresé en la siguiente colaboración, enviada a la prensa el mismo día 10 sin que fuera publicada.

EL CANDIDATO OPOSITOR

Me ha llamado la atención la entrevista efectuada por Iñaki Gabilondo a Mariano Rajoy en el programa Hoy por Hoy del 10 de marzo. Don Mariano ha asegurado saber lo que piensan todos los españoles, y todos los militantes socialistas, pero, curiosamente, ignora lo que pasa en su partido. No sabe nada del caso Fabra, ni de las críticas de los inspectores de Hacienda, ni conoce las declaraciones del Sr. Molina, ni la sentencia sobre el Sr. Urdaci...

Cuando Iñaki le pregunta sobre la conveniencia de establecer una norma sobre responsabilidades políticas, responde que es muy difícil acordar algo que sirva para todos los casos; cuando le pregunta sobre las comisiones de investigación, contesta que es necesario que se pongan de acuerdo el Gobierno y todos los parlamentos autonómicos.

A cualquier pregunta le sigue un ehhhhhhhhhh e incontables muletillas, pausas, dudas y vacilaciones, hasta que la privilegiada memoria de Don Mariano recuerda el texto del argumentario que le ha preparado el partido para que responda adecuadamente. Y claro, como en ellos no hay nada de Urdaci, de Fabra y de tantos trapos sucios que empañan la imagen del PP, nada puede responder el candidato.

Escuchándole, uno se explica el por qué lo nombró Aznar su sucesor: Don José María estaba seguro de que Don Mariano no se iba a salir del guión, y así podría seguir manejando los hilos del Gobierno. El mismo Rajoy lo reconoce, cuando a la pregunta de qué desearía para su hijo, responde que le diría que "procure ser independiente" Como buen padre, desea a su hijo lo que él no ha podido conseguir.

En la manifestación celebrada en Nueva York contra el atentado de Atocha, una joven mostró su dolor y su solidaridad colocándose en el cuello un pañuelo rojo con el escudo de la ciudad de Estella. (Foto EFE)



Llegó después el atentado de Atocha, y la manipulación del Gobierno me indignó de tal manera que las siguientes letras salieron de mi pluma. Enviadas a la prensa el sábado 13, fueron publicadas el martes 16 de marzo de 2004 en Diario de Noticias de Navarra.

ENTRE LA MANIPULACIÓN Y EL ENGAÑO

Lo que en principio era una sospecha, conforme pasan las horas se está convirtiendo en una certeza. Cada vez es más evidente que el Gobierno de España oculta información sobre los autores del atentado del 11-M, y, lo que es más grave, la sospecha de que está mintiendo coge cada vez más fuerza. Es posible que con el atentado de Madrid se haya escenificado el relevo terrorista: a una ETA derrotada, le sucede un Al Queda mortífero

No es extraño que, con información falsa y/o tendenciosa, nuestro Gobierno trate de evitar que el ciudadano pase factura sobre el por qué el terrorismo islámico, según parece, ha colocado a España como uno de sus principales objetivos. Tampoco extraña que el Gobierno acuda a la manipulación y a la mentira. Con ello no hace sino seguir el camino bien trillado que pasa por las mentiras de la guerra de Irak, las falsedades del Prestige, el ocultamiento de la verdad sobre el caso Yakolev, y tantas y tantas manipulaciones y mentiras que hemos sufrido a lo largo de estos años.

Nuestro Gobierno, y José María Aznar, terminan como empezaron. Pero de confirmarse que mienten, manipulan y ocultan información sobre el atentado de la estación de Atocha, estaríamos ante una situación de extrema gravedad. Si se demuestra que el Gobierno no ha sido honesto y sincero, sea cual sea el resultado electoral éste estará viciado, y se debe dar paso, previa democratización de RTV, a unas nuevas elecciones.


Ya el día anterior, 12 de marzo, había mandado a la radio las siguientes preguntas. Ignoro si fueron radiadas.

PREGUNTAS PARA DESPUÉS DE LA MASACRE

¿Cómo superar la consternación y el dolor que nos ha producido esta masacre?

¿Cómo evitar entrar en la valoración sobre si es mejor que la autoría sea de ETA o de Al Qaeda?

¿Qué estamos haciendo en Irak, en Palestina, en Guantánamo?

¿Quién pone armas en manos terroristas? ¿Quién las fabrica? ¿Quién comercia con ellas? ¿Quién alimenta su odio?

¿Quién ha dirigido los primeros pasos de Al Qaeda? ¿Quién ha creado ese monstruo? ¿Quién lo alimenta?

Son preguntas a las que sólo puede dar respuesta Occidente, porque son el resultado de nuestra economía, nuestra política, nuestro comercio, nuestros gobiernos. Son un subproducto del mundo que estamos construyendo.

En Estella, unos 8.000 de sus 13.000 habitantes se manifestaron bajo la lluvia. (Foto sacada de la portada de la revista Calle Mayor)



Y llegó el día en que millones de españoles, con su voto, dieron paso a la esperanza. En mi colaboración nombro a algunos concejales de UPN-PP, porque en la concentración que hubo en Estella el día del atentado, se colocaron entre el público asistente, enfrente de la Alcaldesa y de sus compañeros de corporación, diciendo que ellos se ponían donde estaban los demócratas. La siguiente nota, publicada el 20 de marzo de 2004 en la edición Merindad de Estella de Diario de Noticias de Navarra, fue mi celebración del triunfo electoral y mi bienvenida a Zapatero.

FELICIDADES, ESPAÑA

Felicidades, España: se va el rencor, la manipulación, la mentira...; llega la esperanza.

Hace tiempo que esperaba este momento, y, con altibajos, confiaba en su llegada. Dudé cuando Carod Rovira metió la pata. Dudé cuando Rodríguez Ibarra no supo contener su lengua. Dudé cuando Al Queda presentó su tarjeta de visita... Pero en cada momento, como tantos otros, mantuve la esperanza.

Ahora la derecha dirá que es gracias a los 200 muertos. Habrá que preguntarle quién invitó a los terroristas islámicos. Quién nos puso de carnaza. Quién nos metió en una guerra. Se va ETA, y llega Al Queda. Se va la España negra, y nos deja el terrorismo negro.

Se va el rencor, pero algo queda. A la vista de los acontecimientos, ¿Bozal y Beorlegui se retractaran de sus declaraciones y pedirán perdón a la ciudadanía? Deberían saber que los cómplices, de haberlos, estuvieron en las Azores, apoyaron la guerra, la jalearon... Felicidades, España: con una semana de adelanto, al fin llegó la primavera.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza