Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

GOBERNAR POR OMISIÓN

Cuando en Fiestas invita nuestra alcaldesa a los ayuntamientos de la Merindad a participar de una comida, animada por el ambiente festivo se explaya en buenas intenciones y propósitos: "conseguir unas reuniones más fluidas a la hora de defender proyectos que nos interesan a toda la merindad (..) con el fin de conseguir cada vez más proyectos, porque la unión hace la fuerza", fueron sus palabras tal como las recogió la prensa el 9/8/01. Palabras y propósitos que inmediatamente se olvidan para resurgir fugazmente en las fiestas del año siguiente, en demostración palpable de que la constancia y la perseverancia no son virtudes que cultive.

Josefina Bozal sabe, que oculta a cualquier testigo ni rinde cuentas de su gestión ni permite que otras personas participen del posible éxito, a la vez que sin haber abierto la boca ni movido un dedo intenta apuntar en su haber cuanto haga el Gobierno, tanto sean proyectos arrastrados del pasado o se conciban y desarrollen en el futuro, sin importarle que su iniciativa se deba a la oposición. Con su presencia en la inauguración del puente de Los Llanos se lo intentó apuntar en su peculiar contabilidad. Lo mismo pasa con la autovía, el hospital, el polígono de Los Arcos y cuantas iniciativas surjan. No podrá demostrar fehacientemente que se ha interesado por esos proyectos, pero ¿quién le puede negar que habló sobre ellos en los pasillos del Parlamento? ¿que cuando otros hablaban hizo un gesto de asentimiento? ¿o haber soñado que espada flamígera en mano ha desarrollado cruentas batallas en su defensa? Lo malo de este afán por apuntarse todo (dime de qué presumes...), y visto en cuanto valora su influencia, es que también deberá asumir la responsabilidad de aquello que no llega: extensión de la Universidad, de la Escuela de Idiomas, regadíos, industrias, el parador y un largo etc., así como que Estella tenga la triste desgracia de ser la única población importante cuyo número de habitantes ha descendido en los últimos años. En el fondo, su interés por apuntarse cuanto de positivo se ha hecho, no es sino un baldío intento de cubrir la desnudez de su estéril gestión y su incapacidad para asumir el liderazgo de la comarca.

Poniendo el polígono de Los Arcos como ejemplo, y puesto que públicamente lo ha atribuido a su intermediación, la emplazo a que dé pública cuenta de la misma. Es curioso que abogando por él todos los ayuntamientos importantes de la zona, sin distinción de color y pelaje, se atribuya el éxito de gestiones secretas hechas en compañía de nadie sabe qué alcaldes. ¡Buena manera de liderar y unir las voluntades de la comarca, y de demostrar que sus palabras ("la unión está la fuerza") son algo más que cháchara vana! No se extrañe que con ese anómalo comportamiento los municipios se quejen de que Estella no tira y los deja abandonados.

Cuando en una televisión regional le preguntaron sobre el concierto de Tenorio, nos lo pusieron sobre la mesa y no tuvimos mas que cogerlo, contestó. Cuando el polígono fue para Los Arcos, no ocultó su preferencia porque estuviera en Villatuerta, "pero tenemos que aceptar los condicionamientos técnicos valorados por Nasuinsa", fueron sus palabras. Y cuando se le pidió cuentas sobre las condiciones en que fue cedido el Cuartel, dejó muy claro que "cuando alguien te cede algo, lo hace en unas condiciones, y si lo quieres lo tomas y si no lo dejas". Esos ejemplos marcan el modus operandi de nuestra alcaldesa: gobernar no por acción, sino por omisión. Esperar que se lo den todo mascado, y, como el cuco, hacer suya la labor de los demás.

Nota: esta colaboración se publicó el 18/01/03 en la edición Merindad de Estella de Diario de Noticias.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza