Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

LA CÁMARA DE LOS HORRORES

Nuestro ayuntamiento carece del más elemental proyecto de ciudad y, por tanto, la defensa de nuestro patrimonio urbanístico, así como el desarrollo ordenado de Estella, no entra en sus cálculos. Urbanismo se ha convertido en un trágala, en el que todo es incongruencia, a veces improvisación, y, sobre todo, subordinación al interés de los promotores, quienes modificación a modificación van cambiando la Normativa para ajustarla a su particular deseo. Urbanismo es, también, el instrumento del que se vale su presidente para premiar sus filias y castigar sus fobias. Urbanismo, si bien no se puede afirmar que sea la Cueva de Alí Baba, se ha convertido en una Cámara de los Horrores que celosamente se cierra a cal y canto para que no pueda ser observada y fiscalizada por el ciudadano.

Desde enero de 2000, y a pesar de haberlo solicitado reiteradamente por escrito, se me niega de forma sistemática el acceso a cualquier expediente, a pesar de que la Ley señala que todos los ciudadanos tenemos acceso a su consulta y estudio, salvo que razonadamente, y en casos excepcionales, se declaren secretos. En Estella se impide su consulta en base a una orden verbal de la Alcaldía, que ni está razonada, ni reglada, ni se conoce su alcance. Es una orden ad hoc para que determinados ciudadanos (los que Bozal y Beorlegui quieran) no tengan acceso a la documentación y, por tanto, no puedan tener conocimiento de lo que se está haciendo mal, así como de las razones que llevan a tal comportamiento y al incumplimiento de la Normativa. Es una ilegalidad, una arbitrariedad y un abuso de poder que cuenta con el beneplácito de al menos una parte de la oposición, que, parece ser, también tiene algo que ocultar. Es una demostración de que en nuestro ayuntamiento hay mucho interés en tapar ciertas cosas.

Así, tenemos urbanizaciones completas y edificios cuya construcción costó más de cien millones de pesetas, en los que no se ha presentado la preceptiva "Acta de replanteo", o se ha presentado cuando las obras estaban concluidas, a pesar de que en el acuerdo de concesión de licencia se establecía que debía presentarse con anterioridad al comienzo de su construcción. Existen edificios a los que no se ha requerido lo señalado por el Departamento de Carreteras del Gobierno de Navarra. En otros, se modifica la Normativa después de conceder la licencia, para así legalizarla. Se construye ganando terreno a caminos que deben convertirse en futuras calles. Se impide el desarrollo de Sistemas Generales. Se construyen aceras impracticables y calles en las que si aparca un vehículo ya no es posible la doble circulación. En Estella, se hace urbanismo a base de modificar la Normativa, según quién lo pida, ya que ni todos los constructores son iguales, ni a todos se les trata de igual manera, y, en ocasiones, se ignoran las Normas o se hacen interpretaciones sui géneris.

Es imposible que todo ello sea producto de la incompetencia de nuestros técnicos y políticos. Tiene que haber intereses ocultos que el próximo ayuntamiento debe investigar, depurando todas las irregularidades que encuentre. Se debe trabajar para ver si entre sus muros anida algún tipo de corrupción blanda o dura, pasiva o activa. Se debe limpiar la administración de incompetentes y, en su caso, de corruptos, y se debe exigir la depuración de las responsabilidades administrativas o penales que se puedan encontrar. Se debe, en definitiva, acabar con esa enfermedad que padece nuestra ciudad, antes de que se convierta en metástasis que impida su ordenado desarrollo.

Nota: esta colaboración se publicó en la edición Merindad de Estella del Diario de Noticias, el 29 de marzo de 2003.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza