Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

LOS CARAMELOS TIENEN LA CULPA

La larga mesa repleta de botellines de agua mineral; los "compas" de Dña. Josefina mirando de soslayo, ávidos y nerviosos, los montones de caramelos, hasta que a la Alcaldesa se le va la mano y, sintiéndose autorizados, se los llevan a la boca llenando ora un carrillo, ora el otro.

Siempre ha tenido la política fuertes y profundos vínculos con el gremio de los pasteleros. Castejón hizo de la alcaldía un obrador en el que pasteleaba todo. Allí batía la pasta, la dejaba fermentar para que aumentara, le añadía crema y nata, suavizaba a los concejales a base de mantequilla, los endulzaba con mermelada, y por turnos dejaba que en el pleno pusieran la guinda. Eran unos plenos tan previsibles y sosos, que este cronista se hubiera muerto de tedio. ¡Otra cosica es ahora¡ Dña. Josefina y sus compañeros mártires -tan apegados a sus tradiciones- siguen utilizando un obrador clandestino en el que no falta la nata-nata, hay pasta de la de verdad, y hasta cuentan con personal de oficio y beneficio. Por eso, trasladados al escaparate del Pleno, echan tan en falta la densa atmósfera dulzona y melosa del obrador, que no calman su síndrome de abstinencia hasta que no saborean cuatro o cinco caramelos por mentón.


Estas son las auténticas Rocas del Puy.
Estas son las auténticas Rocas del Puy.

Tener un obrador tan completo debe ser comodísimo, pero tiene graves inconvenientes: empieza Dña. Josefina a mostrar su obra, y donde cree tener un canutillo de crema encuentra un cucurucho de nata; donde busca una bomba borracha aparece un milhojas de mermelada. Y así, sucesivamente. ¡Vaya¡, que nada es lo que parece: cuarenta años quejándose los vecinos de San Agustín de los chopos que llenaban sus casas de nieve primaveral, y ahora los tira Beitia y nos dice que eran plataneros; toda la vida tratando a los de Las Bardenas de congozantes, va la Bozal y los nombra propietarios. ¡Hasta el título de los contratos y documentos que firma nuestro ayuntamiento no quiere decir lo que dice¡ Lo aseguró Beorlegui, Doctor en Leyes y Licenciado en Derecho, por lo que no seré yo, humilde iletrado, quien lo discuta. Pero como supongo que Beorlegui, además del título lee la letra grande y la pequeña, lamento que no completara la lección demostrándonos que tampoco el articulado significa lo que parece. La lección de jurisprudencia vino a cuenta de la escultura de la rotonda, en cuyo DOCUMENTO DE COMPRAVENTA, por dos veces, en sus cláusulas, aparece la palabra venta. La prensa, que es muy mala, venía diciendo que era un regalo a precio de coste; pero según se nos dijo en el Pleno, ni es venta, ni regalo, ni donación, ni nada de nada. Es, sólo, una demostración de la capacidad que tienen los grandes artistas para calcular, al céntimo y a priori, el coste exacto de una obra. Y si esta genialidad la pueden realizar cuando de la escultura sólo existe el boceto, ¿cómo no van a acertar con el gusto del público? Así se explican tantas cosas...

Hasta ahora se ha venido diciendo que la escultura representa a una madre con su hijo. Pero la definición exacta la dio Dña. Josefina al decir que era un "contrato entre partes", queriendo decir que era un contacto entre partes. Y bien mirado, la supuesta madre y su hijo mantienen un contacto inseparable de cintura para abajo, impropio de tal vínculo, por lo que estoy convencido de que, durante la gestación de la obra, por un capricho de la naturaleza le salió al artista una pareja de siameses, de lo que le estoy muy agradecido, porque si cada pueblo que se precie debe tener su singularidad ¿por qué no hemos de tener nosotros un fenómeno? Dejémosla, pues, tranquila, ya que con los fenómenos de la naturaleza no se puede jugar, y si intentamos separarlos la cirugía será carísima y los siameses pueden fallecer en la operación.

Hablando de madres, ¿no es la Alcaldesa una madre para todos nosotros? En el Pleno nos enteramos que además de ser madre, ejerce. Cuando la Interventora, agobiada y pachucha, trataba de cerrar las cuentas del pasado año, varias veces la acompañó Dña. Josefina al hospital procurando que por el camino no fuera perdiendo las cifras y los asientos contables. Seguro que tan samaritana acción la habrá prodigado con todos los funcionarios; pero como los técnicos son los técnicos, y, además, insustituibles, los adora. Por eso, ¿quién es ella para discutir a "los técnicos matemáticos" -y más si son de la UPNA- las fórmulas del Fondo de Reparto de las Haciendas Locales? Lo malo de adorar a los técnicos matemáticos es que te demuestran que incrementando a 100 pesetas el 2% de IPC previsto, tienes para gastar dos pesetas más que el año anterior; pero teniendo en cuenta que el IPC real fue del 4%, te faltan dos pesetas para comprar lo mismo que el pasado año. Con lo cual, te encuentras dándoles las gracias, pero a dos velas. ¡Mas no importa¡: como Dña. Josefina es ante todo una madre y ha descubierto que el ayuntamiento es como una gran familia, sabe que la solución está en "racionalizar y gestionar" de manera que estirando el dinero dé para todo. Así, pues, podemos estar tranquilos: puede que no nos llegue para filetes, pero las patatas las tenemos garantizadas. Y postre, ¡que es lo mas importante¡. Por eso, cuando reunió a los concejales para preguntarles su parecer sobre contratar a la Oreja de Van Gogh, ocultó que el contrato estaba pasteleado, negociado y acordado, "no fuera a echarlo a perder una filtración". Los demás temas, como no son tan importantes, es mejor llevarlos mal hilvanados para que en el Pleno no falte el espectáculo. Y todo por culpa de los caramelos. Combatir el síndrome con tan dulces productos, tiene sus inconvenientes: te relaja, te desinhibe, pierdes el sentido del ridículo, y empiezas a mostrar tus intimidades como si el Pleno fuera un remedo del Gran Hermano, hasta que Elena lleva a Dña Josefina al confesionario y le recrimina por ocupar un sillón de cinco millones sin solucionar los problemas del municipio. Esta, mira hacia abajo, ve que está sentada sobre un volcán, se le arrebolan las mejillas, sufre un arrebato de dignidad, se levanta, da por finalizado el Pleno, y nos convoca para el mes de las flores. O antes si consigue tapar la fisura por la que del borrador del presupuesto se fugan partidas y millones.

Nota: esta colaboración se publicó en el nº 212 de Calle Mayor, de fecha 19/04/01. Es un reportaje, en plan humorístico, del Pleno ordinario de abril de 2001

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza