Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

PUEDES CONTAR CON MI APOYO

No conozco en detalle la situación en que se encuentra Rafael Beitia a cuenta de la tala de chopos en Valdelobos, pero ponerle una demanda por ese motivo me parece alto totalmente disparatado y desproporcionado. Tampoco sé si la tala de los dichosos chopos siguió un trámite rigurosamente impecable, pero estando de acuerdo con el fondo del tema -la conveniencia de la tala-, paso por alto los posibles errores y manifiesto mi apoyo a Beitia en el tema que nos ocupa.

El cultivo de chopos en las riberas del Ega a su paso por Estella, era una de las formas que nuestro ayuntamiento tenía de sacar unas pesetillas: se plantaban los chopos, se les dejaba crecer, y al cabo de veinte o veinticinco años se vendían y talaban para dar comienzo a otro ciclo. Con este fin se plantaban chopos en Valdelobos y en la ribera de Los Llanos que ahora se va a adecentar.

Cuando con el primer ayuntamiento democrático llegué yo al consistorio, propuse acabar con esa práctica, para lo cual se talaron todos los chopos de la ribera de Los Llanos, plantando olmos en su lugar, con tan mala fortuna que poco después llegó la grafiosis y los árboles no prosperaron, pero nunca más se plantaron chopos en ese lugar. Como no podía ser de otra manera, fui criticado por los ecologistas de aquel tiempo.

Hoy Rafael Beitia ha sido demandado por mandar talar unos chopos de una variedad canadiense que ni siquiera da setas, e impide el desarrollo del arbolado autóctono de ribera. Unos chopos que fueron plantados para su explotación maderera, o son planzones surgidos de los hondones de los que anteriormente fueron talados, y que al romper el ciclo alcanzaron una dimensión excesiva y peligrosa, tanto para los ciudadanos como para la estabilidad de la orilla. Los denunciantes deberían saber que el sistema radicular de esos árboles no es suficiente para mantenerlos en pié cuando alcanzan un gran tamaño y su base es erosionada por el río. De manera que periódicamente van cayendo al cauce arrastrando una porción de orilla y estrechando el paseo.

Por eso, Beitia ha hecho bien en talarlos, y cuenta en este caso con toda mi solidaridad. A mí, en aquel tiempo, los ecologistas me criticaron, pero no pasaron de ahí. A Rafael lo han demandado unas personas que parecen hacer de la ecología un instrumento político de venganza.

Nota: esta colaboración se publicó en la revista Calle Mayor, nº 207, el 08/02/01. Beitia salió libre de la demanda. Defendido por su compañero y concejal Enrique Beorlegui, este paso sus honorarios al ayuntamiento, quien aprobó el pago. Castejón, que años atrás había sido objeto de otra demanda, y cuya minuta había pagado de su bolsillo, aprovechó esta circunstancia y reclamó su pago al ayuntamiento.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza