Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

¿QUÉ URBANISMO ESTAMOS HACIENDO?

La construcción en Arieta, junto al Polideportivo, de un edificio cuya autorización ha extrañado hasta a los propios promotores (Ver Calle Mayor nº 216), invita a que nos preguntemos sobre qué urbanismo estamos haciendo en Estella.

El perjuicio para los vecinos afectados por el edificio en construcción es evidente y objetivamente demostrable. Por eso, los animo a que estudien el tema, acudan a los tribunales instando su paralización, y exijan al Ayuntamiento que permute el terreno por un solar en el que se pueda levantar el edificio sin perjuicio para nadie. Gestiones y demandas que deben efectuar mostrando su indignación como afectados, y desde la sospecha de que en el transcurso de los cambios habidos en ese terreno (de consolidar el chalet derribado, y no estar incluido en el primer proyecto del Sector B, ha pasado a la situación actual) puede haber suficientes motivos como para poder sonrojar a más de uno.

Pero observándolo como ciudadano no afectado por el proyecto, la primera pregunta que surge en mi mente es cómo un urbanismo moderno puede permitir situaciones más propias de los años 50, y "belenas" similares a las que se hacían en el siglo XIV (creo que al final, por esta y otras actuaciones, el Sector B va a ser un ejemplo del urbanismo que no se debe hacer; un ejemplo del mal urbanismo que se hace en nuestro pueblo por la incompetencia, los errores y los intereses de los que nos gobiernan, con un resultado muy distinto al que concibieron los técnicos que redactaron el Plan) No creo que en estos tiempos se puedan presentar en España ejemplos de este tipo de construcciones, autorizadas, en nuestro caso, por personas sin criterio -tanto técnicos como políticos-; oportunistas aves de paso sin apenas vinculación con la ciudad en algún caso, que a falta de mejores luces y razones se escudan en la legalidad de la licencia.

El Presidente de Urbanismo, que para algo es abogado (por cierto: opinaría lo mismo si los afectados fueran a consultarle a su despacho; no lo creo), debería saber que la "legalidad" de la licencia se basa, exclusivamente, en que se ajusta a la normativa municipal (normativa que puede ser injusta e inadecuada, como parece ser el caso), y que esa normativa urbanística, tan "legal e inmutable", se cambia todos los días para adecuarla a la necesidad local, pero también para adaptarla a la conveniencia de los negocios privados; cuando no, como en el asunto de la residencia geriátrica, para legalizar la ilegalidad cometida.

Este hecho del geriátrico nos muestra la supuesta "legalidad" conque actúa nuestro Ayuntamiento: se autorizó una cuarta planta, "legal" -según el arquitecto municipal y la mayoría de los concejales- hasta que los tribunales demostraron lo contrario. Por eso, cuando la Alcaldesa dice que "nada se puede hacer" para solucionar la "chapuza" que da pie a esta colaboración, hay que recordarle que nuestro Ayuntamiento hace lo que quiere: legalizar lo ilegal; hacer la vista gorda o mirar con lupa; saltarse los trámites o exigirlos con una minuciosidad que puede llegar a ser obstruccionista; dar licencias a sabiendas de que contravienen la Norma y no cuentan con "el soporte jurídico" necesario; no exigir, en algunos casos, detalles y requisitos a los que viene obligado; paralizar compromisos y convenios formalmente adquiridos; trocear los polígonos en beneficio del promotor, con la consiguiente repercusión en los precios; y muchas cosas más que pretende ocultar negando acceso a los expedientes. Todo ello, claro está, no para mayor gloria de la ciudad, sino en función del din y el don de los interesados.

Nota: esta colaboración fue enviada a la prensa el 22/06/01, no siendo publicada, lo cual motivó que, pasadas las vacaciones, me publicaran en Diario de Noticias una colaboración que creó una interesante polémica.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza