Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

¿QUIÉN EDUCA A NUESTRO AYUNTAMIENTO?

Desde que el Ayto. anunció que iba a realizar una campaña medioambiental, vengo haciendo la siguiente reflexión: bien está, y es necesario, que a los ciudadanos intenten educarnos, pero, ¿quién educa a nuestro ayuntamiento? ¿no debería comenzar por educarse a sí mismo, y, una vez educado, transmitirnos esos valores con el ejemplo? Porque una campaña de esas características es un ejercicio totalmente inútil si el Ayto., en el día a día, no marca la pauta y da buen ejemplo. Así lo habrán visto, también, los de Giroaz, al exponer a nuestras autoridades el déficit que arrastramos, proponiendo soluciones para acabar con los problemas.

Se nos dice que tengamos una Estella limpia, pero, ¿dónde están las papeleras? En toda la calle Mayor, la más comercial de la ciudad, no hay ni una sola papelera; función que cumplen los cierres metálicos de dos locales sin actividad, en los que se acumula la suciedad durante meses y meses para sonrojo de vecinos y extrañeza de visitantes. Hay, también, hechos que los estamos considerando normales, y, por tanto, no provocan reacción alguna. Cuando todos los jueves finaliza el mercadillo en la plaza de Santiago, el suelo queda cubierto de bolsas de plástico que el viento mueve a voluntad y traslada a las calles cercanas. Durante la tarde, los servicios de limpieza las retiran, pero, ¿no se debería obligar a los vendedores a que las recojan en una caja que al finalizar la jornada dejen cerrada junto a los contendores? Y qué decir de la plaza de Los Fueros, diariamente sembrada de envoltorios de pipas, patatas, golosinas... Como generalmente es el niño quien ensucia, nunca podremos tener una ciudad limpia si desde la infancia lo acostumbramos y "educamos" en que lo "normal" es tirar el residuo y el envoltorio al suelo. En educar a esos padres y esos hijos es en lo que tiene que volcarse el Ayto. y la policía.

Se nos pide el respeto para las zonas verdes, pero, ¿qué ejemplo da un Ayto. que aún no se ha enterado de que para que los árboles y arbustos no se sequen hay que regarlos de vez en cuando?

También quiere que respetemos las normas de circulación, cuando en la práctica se ha establecido el aparcamiento en doble fila. La Policía actúa como si no se hubiera enterado de que el Camino Ancho es peatonal, Larrua y Valdega también, y la plaza de Santiago, con o sin bolardo. Cuando se estableció la peatonalización inteligente, dos "jovencitas", con su sola presencia, lograban lo que diecinueve agentes no son capaces -o no quieren- de controlar.

Y así podría seguir hasta que nos den las uvas, poniendo ejemplos y ejemplos del mal ejemplo que nos da nuestro Ayto. Espero que el informe de Giroaz haga salir a nuestro munícipes de la burbuja y miren la ciudad con ojos de ciudadano exigente, para que no suceda lo que decía Lampedusa: "cambiar algo [hacer una campaña, en este caso] para que todo siga igual".

Nota: esta colaboración se publicó en la edición Tierra Estella de Diario de Navarra, el 13/12/00. Dos años después la ciudad sigue igual, y ninguna de las recomendaciones del informe se han seguido. A pesar de ello, nuestro Ayto. ha intentado repetir anualmente la campaña.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza