Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

REGULANDO CHABISQUES

La distinción entre "locales de reunión" y "chabisques", basada exclusivamente en la existencia o no de aseos, no evitará muchas de las molestias que han ocasionado la protesta de los vecinos. Por tanto, no creo que queden satisfechos con la ordenanza, ni creo que, de llevarse a cabo, solucione los problemas planteados, se produzcan durante 47 días o a lo largo de todo el año. A lo sumo, el problema cambiará de emplazamiento y se trasladará a otra calle, a otro local, a otro barrio, para establecerse en bajeras que dispongan de ese servicio.

Para evitar las molestias al vecindario y a la vez evitar que los jóvenes se reúnan para consumir alcohol sin control y a escondidas, más aún tratándose de "locales de reunión", excepto en Fiestas y alguna otra fecha señalada debería prohibirse en ellos el consumo de bebidas alcohólicas, el que las actividades ruidosas se trasladen a la calle, y el que la música, sea cual sea su estilo y volumen, continúe a partir de una hora predeterminada, salvo que el local esté insonorizado.

En estos momentos, en que tan candente está el fenómeno de "el botellón" a lo largo y ancho del país, y sobre el que se barajan distintas vías de solución, los expertos coinciden en que se debe evitar el que los jóvenes se oculten para consumir alcohol, y en que para combatir el problema y a la vez evitar la cada vez más temprana iniciación en su consumo, a la juventud se le debe ofrecer alternativas de ocio como las que "La calle activa" desarrollaba los fines de semana en el Centro Joven. Por eso, no se comprende que esa iniciativa, desarrollada en la dirección correcta, se haya eliminado por motivos presupuestarios (?), o atendiendo a quejas vecinales antes de contrastarlas y sin haber buscado alternativas.

Sorprende tanta diligencia respecto a unas actividades controladas que no iban más allá de la una de la madrugada, mientras que los vecinos afectados por los chabisques han tenido que desgañitarse y protestar públicamente para encontrar una respuesta insuficiente, y los vecinos del barrio de Lizarra aún esperan respuesta a las denuncias que han efectuado sobre actividades que con frecuencia se prolongan a lo largo de toda la noche y la mañana del día siguiente. Está claro que en este tema los ciudadanos estamos divididos en categorías, y a todos no se nos reconoce el derecho al descanso nocturno.

Nota: esta colaboración se publicó en la edición Merindad de Estella de Diario de Noticias, el 02/03/02. Pasaron las fiestas sin que el ayuntamiento se decidiera a regular los chabisques.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza