Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

SALIR EN LA FOTO

Josefina Bozal, cuando en la primavera asumió para su grupo las presidencias que dejaron los socialistas, afirmó que "el trabajo de Cultura y Bienestar Social no es mucho, al contar con excelentes técnicos, [siendo] su mayor carga el tener tiempo para salir en la foto" Así se explica que ella, para no aburrirse y posar algo más asumiera la comisión de la Mujer, el de Educación preste su rostro a Cultura, y la de Solidaridad, Sanidad y Medio Ambiente, que debe ser la más fotogénica y la que más tiempo tiene, se hiciera con la de Bienestar Social. Gracias, Bozal, por confirmarnos lo que ya intuíamos: que la labor de ciertos concejales se reduce a "salir en la foto", y que parece no haber otra inquietud que arrimarse al árbol del poder mientras se sonríe a la cámara.

¿Se deberán sus viajes a ninguna parte a este afán por posar? Cuando aprovechando la suciedad que invade Los Llanos ciertos desaprensivos quemaron el parque infantil (28/09/00), el concejal de Servicios se marcó el objetivo de trasladarlo a Santa Clara. Pasan los meses, "pide paciencia (...) porque sólo hay dinero para atender casos urgentes" (24/02/01), y cuando las madres recogen firmas Beitia se retracta y asegura (18/05/01) "que el anterior emplazamiento [Los Llanos] es el mejor".

Por escasez de numerario, con el año la flamante biblioteca José Mª Lacarra reduce su horario y tiene que suspender el servicio de prensa. Los usuarios, "ante la reducción de 360 horas de apertura, el escaso presupuesto para la compra de libros y publicaciones, el casi nulo presupuesto para la promoción de la lectura, y la insuficiente atención de quienes tienen la responsabilidad de impulsarla", recogen firmas, los directores de los colegios solicitan reforzar la plantilla, y entre todos obligan al Ayuntamiento a que en julio duplique el presupuesto y en septiembre decida contratar un trabajador para poder ampliar el horario.

Una empresa encargada de promover actividades para que la Juventud no se enganche al botellón ve con sorpresa que no se le renueva el contrato "por la mala gestión realizada"(el motivo real debieron ser las protestas de algún vecino influyente) Meses después se la vuelve a contratar porque no hay alternativa y, además, son los únicos que pueden encargarse de las piscinas.

Así, con estos estériles viajes de ida y vuelta, o de frenazo y marcha atrás que podría alargar hasta la saciedad, se construye -es un decir- Estella, dando pié para que los concejales salgan dos veces en la foto: cuando toman la decisión y cuando rectifican. Claro, que no todos los ediles han encontrado hueco para chupar cámara. Unos, como el de Juventud, por haberse agotado de tal manera en su particular parto de los montes (en junio del pasado año, cuando por primera vez programó un concierto -La Oreja de Van Gogh-, comentó "que había cumplido uno de los principales objetivos que se marcó" para la legislatura), que no ha vuelto a utilizar el parco presupuesto de la comisión y ha tenido que cederlo para que Manu Tenorio deleite los oídos de la gente de mi edad. Otros, por haber descubierto capacidades camaleónicas. ¿Cómo, si no, un licenciado en Derecho, en el corto tránsito de esta breve legislatura ha podido alcanzar la dirección de una sucursal de ahorro y crédito que respira vientos opuestos a su vinculación política? Así se explica que con tanto camuflaje su labor en el ayuntamiento pase desapercibida.

A pesar de tener que tragar sapos y culebras, ¿serán esas facultades el motivo por el cual no ha dimitido ningún concejal de la derecha? En otros grupos, bien por estar previsto o porque el resultado electoral rompió sus expectativas, las dimisiones dieron paso a concejales (Areopagita, Escobar, Hervás, Rubio) que han tenido el valor de aceptar la partida cuando la baraja estaba dada y sabían que a sus manos no iba a llegar ningún triunfo ni encontrarían fotógrafo dispuesto a perpetuar su figura. Para ellos, mi reconocimiento. Para los otros, les basta el fotomatón.

Nota: esta colaboración se publicó en el suplemento Merindad de Estella del Diario de Noticias, el 16/11/02.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza