Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

SERVICIO DE ACCESO AL HOSPITAL

Hace años, ocupando el Dr. Artundo un alto cargo en el Gobierno de Navarra, aconsejó al Ayto. que cuidara el Hospital García Orcoyen, diciéndonos que su desarrollo podría verse afectado cuando se abriera un hospital en Calahorra. Aquellas palabras no las he podido olvidar. Por eso, cuando el pasado año pude aportar algo al Congreso del PSN, presenté una enmienda que decía: "para suavizar la carga económica y la dificultad de acceso que para muchas familias navarras representa el desplazamiento desde sus pueblos de residencia hasta los hospitales comarcales para recibir atención personal o atender a sus allegados, es necesario establecer rutas de autobuses subvencionados entre las poblaciones más habitadas y los citados hospitales". Es evidente que al presentarla, aunque está redactada con carácter general, pensaba en nuestro hospital, en nuestra ciudad, y en todos los pueblos de la Ribera Estellesa, de los que depende, en gran parte, la actividad de nuestro centro.

Estos días, la prensa da cuenta de la firma del convenio mediante el cual los pueblos de la zona de San Adrián podrán utilizar los servicios del hospital de Calahorra, y que dichos pueblos van a poner en funcionamiento un servicio de autobús que los acerque al hospital de Estella. La lectura de la noticia de este transporte me ha alegrado, tanto porque disipa, en alguna medida, mis preocupaciones, como por la coincidencia entre el servicio que van implantar los Aytos. riberos y la propuesta que hice.

Pero con eso no basta: también Estella y sus comerciantes (y por qué no la MAM, que tantos servicios ha asumido últimamente) deben colaborar en esa buena idea, la cual debe extenderse a todos los pueblos de la ribera estellesa. Yo comenzaría por dos rutas. Una, con origen en Azagra, para recoger los usuarios de la zona de San Adrián, así como los de Lerín, Allo, etc. La otra ruta, con origen en Viana, debería pasar por Mendavia, Lodosa y Sesma, para legar a Estella a través de Los Arcos. Ambas, con varios horarios de mañana y tarde, para dar servicio a quienes acuden al especialista y a quienes va a visitar o cuidar a los enfermos. Sin olvidar que este servicio puede ser absolutamente indispensable para esa población inmigrante que con su esfuerzo ayuda al desarrollo de la economía ribera y carece de medios propios para su desplazamiento. Sé que es una propuesta ambiciosa, pero necesaria, ante la cual el Gobierno de Navarra se debe sentir obligado a facilitarla y subvencionarla.

La colaboración del Ayto. estellés la pido por dos motivos: uno altruista y otro egoísta. El primero, porque Estella debe ejercer como cabeza de merindad colaborando en la solución de los problemas de sus habitantes. El segundo, porque siendo, cada vez más, una ciudad de servicios, una parte de nuestra economía depende y dependerá del desarrollo y pujanza de nuestro centro hospitalario.

También al comercio estellés le pido su colaboración económica. Piense que si los autobuses que comuniquen la ribera con el hospital hacen una parada en la ciudad, gran parte de sus viajeros se convierten en clientes potenciales, a condición de que un buen servicio de cercanías los pueda acercar al García Orcoyen. En mi opinión, su colaboración debería consistir en regalar el billete de cercanías a todo aquel cliente potencial que se acerque a tiendas de sectores predeterminados y presente el billete con el que ha llegado a Estella, y darle los billetes de ida y vuelta entre el pueblo y el hospital cuando realice una compra y en función del valor de la misma. Valore el comercio estellés si con ese coste no merece la pena ampliar su zona comercial a toda la merindad, y si no le sería mucho más rentable que todos los tren chu-chú y las campañas que a lo largo del año realiza.

Nota: esta colaboración se publicó en la edición Tierra Estella de Diario de Navarra, el 07/02/01. Los pueblos de la ribera desistieron del servicio de autobús que estaban estudiando.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza