Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

TIEMPO DE ESPERANZA

Después de una jornada de reflexión, y doce horas de incertidumbre, al ver que los resultados no se correspondían con lo esperado llegó para muchos la larga noche de la decepción. No me cuento entre ellos: el resultado podía haber sido mejor, pero temiendo una mayoría absoluta de la Sra. Bozal, el resultado es, para mí, suficiente y, por lo tanto, bueno. Es un resultado que permite y demanda un cambio en la Alcaldía. Un cambio que es posible y necesario.

Todos los grupos deben de tener presente que, excepto los votos conseguidos por la alcaldesa saliente, han sido votos en contra de UPN. Votos en contra de esa forma de estar y no gobernar; de tanto sectarismo y desidia acumulada a lo largo de estos cuatro últimos años; de contemplar el retroceso de la ciudad, y esperar con estulticia que caiga el maná del cielo sin tener el valor y la capacidad de pedirlo. Han sido, por tanto, votos exigiendo un cambio que devuelva a la ciudad y al ciudadano la dignidad que veníamos perdiendo. Un cambio que es difícil de gestionar; pero posible a poco que se anteponga el interés colectivo a los pequeños problemas y rivalidades que se hayan podido acumular a lo largo de estos tiempos.

Para evitar el acuerdo escucharemos voces interesadas que, apelando a la autodeterminación, unas, y al programa, otras, intentarán romper las esperanzas que tantos electores hemos depositado, pero espero que los grupos tengan el sentido común y la responsabilidad suficiente como para no hacer caso a esos cantos de sirena.

Tratándose de grupos que aceptan la legalidad, aunque algunos pretendan modificarla, ¿qué puede decir sobre ellos UPN, que ha estado tres años gobernando a una con el independentismo? Y hablando de programas, en ellos hay elementos comunes como para formar un mínimo común denominador suficiente como para poder gobernar coaligados, sobre todo si tenemos en cuenta que en el día a día surgirán imponderables que marcarán el tiempo y el ritmo.

Por encima de pequeños y grandes detalles, hay un programa que obliga a todos los grupos minoritarios: no romper la esperanza que el elector ha depositado en ellos y demostrar que se puede gobernar de otra manera para que el ayuntamiento sea para todos y para todas; para que otra ciudad sea posible; para trabajar el 100% por Estella; para hacer con el pueblo y para el pueblo; para hacerte oír y hacer Estella. Para todo ello es necesaria otra forma de gobernar; otro equipo de gobierno y otra sensibilidad. Es necesario no defraudar la confianza que el elector ha depositado, y evitar frustrar este tiempo de esperanza que hemos abierto. Es necesario que UPN pase al lugar que se merece: la oposición para los próximos cuatro años.

Nota: estas letras fueron publicadas el 31 de mayo de 2003 en el suplemento Merindad de Estella de Diario de Noticias de Navarra

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza