Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

Nota: esta colaboración, publicada en la edición regional de Diario de Noticias de Navarra del día 28/07/03, es contestación a "Señor Javier Hermoso de M., no mienta", publicada en el mismo medio, el 17/07/03 y firmada por Maria José Bozal, ex alcaldesa de Estella por UPN, como respuesta a mi escrito "Saber perder".

DE MENTIRAS Y VERDADES

Cuando la candidatura de UPN en Irurzun, "por ética" renuncia a tomar posesión de los cuatro concejales que hubieran correspondido a AuB, el partido niega la evidencia, y los "dos segundos" que le duraría a Del Burgo esa indisciplina se convierten en una eternidad porque D. Jaime Ignacio, prudentemente, detiene su reloj; Catalán, más tolerante, reconoce que "no es fácil ser concejal en algunos pueblos", y recomienda "tranquilidad, prudencia y responsabilidad". En Alsasua, los regionalistas, en un alarde coherencia, no tuvieron reparo en votarse a sí mismos a pesar de haber anunciado por activa y por pasiva que apoyarían al PSN por ser, entre las constitucionalistas, la candidatura más votada.

En Villava, UPN ha tenido el acierto de integrar en la Comisión de Gobierno a IU, EA y... Aralar, creando una comisión de Euskera para que la gestionen los chicos de Zabaleta. Catalán, siempre tan responsable, lo atribuye a que Villava es singular. Sanz, no menos tolerante, quizá lo justifique apelando a "la situación de miedo" provocada por la "actitud violenta" de quienes pertenecen a la lista ilegalizada.

Todo esto, y mucho más, que de haberse dado en otros partidos lo hubieran considerado poco menos que "casus belli", para los regionalistas no pasa de ser meras anécdotas que en nada empañan el comportamiento de sus gentes. Por eso, sería interesante que Josefina Bozal, tan ducha en ver vigas y pajas, y que por sus cargos está metida en el ajo, nos explicara el contenido del cheque merced al cual sus compañeros de Baztán han llegado a acuerdos con EA para participar en el gobierno del valle. También conviene que nos diga el por qué ese respeto a la lista más votada, que tanto reclama para sí, no es aplicable al ayuntamiento de Allo, en donde UPN ha desbancado a la lista más votada con el apoyo de una candidatura independiente. O, puestos a afinar, díganos si el euskera en Villava es menos importante que en Estella. ¿Acaso no recuerda que en el ayuntamiento que presidió también hubo una comisión de Euskera?

Pero, ¡claro!, nada de esto tiene interés comparado con el agravio que la Sra. Bozal ha sufrido al verse privada de la alcaldía. Tampoco tiene interés el que a Batzarre UPN le haya abierto la puerta de la co-gobernabilidad en algunos ayuntamientos; que la ikurriña haya ondeado en ayuntamientos gobernados por regionalistas; o que Batasuna haya tenido responsabilidades delegadas por alcaldes regionalistas. Para ellos, tan tolerantes con su gente como quisquillosos con los demás, quizá no tenga importancia, pero sí la tiene para el electorado. Por eso, ya que la Sra. Bozal exige a los socialistas tanta claridad sobre supuestos pactos, convendría que diera ejemplo explicando en base a qué acuerdos delegó la comisión de la Mujer en una concejala de Batasuna, o cómo justifica que los plenos que presidió estuvieran permanentemente decorados con una pancarta con cuya leyenda (Euskal Presoak, Euskal Herrira) debía de estar de acuerdo, ya que nunca exigió su retirada. También sería conveniente, ahora que ha reconocido que la ikurriña estuvo presente en el balcón del ayuntamiento mientras ella o sus delegados tiraban el cohete, nos diga cuantos minutos le parece prudente que ondee ahora que ya no lo preside.

Minucias, pensará Josefina Bozal; nada comparado con el hecho de que la actual alcaldesa entrara en la iglesia delante de la bandera, y menos aún con mi olvido en denunciarlo. Mientras toda la carga acusatoria descanse en estos detalles, poco puede temer la Sra. Fernández a la oposición "dura y responsable" que le han anunciado. Yo, personalmente, no doy importancia a hechos aislados que no pasan de la categoría de lo anecdótico. Si la actual alcaldesa no hubiera corregido ese error, y persistiera en él, no le quepa duda de que a su debido tiempo lo señalaría (si a ella le di un periodo de gracia de un año, ¿puede decirme el por qué debo ser más cicatero con la actual?). Tampoco me hubiera molestado la descortesía de que la Sra. Bozal se negara a sacarse la foto de familia que se realiza en los ayuntamientos. Un arrebato por haber perdido lo tiene cualquiera - hubiera pensado-, y no le hubiera dado más importancia. Pero cuando a ello se sumó la negativa a participar de la recepción del Ángel, o la doble descortesía de formar grupo aparte en la procesión del Corpus para no mezclarse con sus apestados compañeros (por cierto: no tengo noticias de que para tratar con Batasuna se pusiera guantes), negándose a subir al ayuntamiento acompañando a la Alcaldesa y a la bandera (debería saberlo: también la Alcaldesa es representación y símbolo de la ciudad), me pareció que el inicial y comprensible arrebato estaba dando paso a un comportamiento que la ciudad no se merece; de ahí mi escrito.

La incapacidad de la Sra. Bozal para formarse un criterio de su gestión y de las necesidades del pueblo (no seré yo quien la trate de mentirosa: bastante tiene con la miopía que padece), no es un simple detalle, y a la vista de todos está. Veamos algunos hechos. Se atribuye el haber ayudado al buen fin de la construcción de los cines: ya que tan flaca memoria tiene, acuda a las hemerotecas y verá que no sólo se opuso al proyecto de principio a fin, sino que tampoco quiso acudir a su inauguración. Sí es cierto que después de haberse opuesto, participó en la fase final del aparcamiento, cuando Castejón se vio sólo. ¿Lo hizo por responsabilidad política, o porque hasta entonces, practicando "el no por el no", su comportamiento fue irresponsable?

Respecto de la ikurriña, no conviene que la Sra. Bozal intente sacar pecho: ni llenó las calles de Estella, ni nada hizo para evitar su puntual presencia, ni desactivó la "guerra de las banderas". Esta "guerra" la acabó Castejón, y usted no tuvo más merito que seguir un camino que ya estaba trazado y trillado, a no ser que ahora nos diga que aseguró la tranquilidad en fiestas a cambio de permitir la pancarta en los plenos y ceder la presidencia de la comisión de la Mujer a esa formación política.

Por poner otro ejemplo, en una reciente carta pública de su inefable compañero Beorlegui, este señor, a quién debería dar dos medallas, recordaba que UPN se opuso a la aprobación del Plan General. Dado que Beorlegui, desde la presidencia de la comisión de Urbanismo ha estado cuatro años gestionando el Plan, ¿cómo justifica que durante este tiempo no haya encontrado ocasión para proponer la corrección de los innumerables y graves errores que a su juicio tenía, y que les llevaron a votar en contra? Si este no es un ejemplo inapelable del uso de "el no por el no" que tanto practicaron ¿cómo lo podríamos llamar?: ¿qué entonces tampoco no se enteraban de la fiesta?; ¿qué esos errores tenían claros beneficiarios a los que no convenía desairar?

Respecto a lo que llama mi "ofrecimiento", lo he comentado repetidamente en la prensa, y en la web www.javierhermosodemendoza.com podrá refrescar la memoria. No me preocupa lo que pueda pensar, o cómo quiera interpretar aquellos hechos; me basta con exponerlos y dejar que el ciudadano los valore. Por mi experiencia municipal soy de las personas que creen que todo pasa, y que lo único que permanece es el urbanismo (cuando se construye una casa o se cierra una calle, es para siempre) Por eso, si UPN me hubiera pedido parecer sobre esos temas, no le quepa duda de que con total sinceridad y desinterés se lo hubiera prestado, como también lo haría ahora que están en la oposición. Procuro ser lo suficientemente pracmático como para distinguir lo irrelevante y coyuntural, de lo prioritario y permanente, y esta visión no la distorsiona la discrepancia política que pueda tener con el interlocutor.

Nada más tomar posesión Josefina Bozal de la Alcaldía, aprovechando un encuentro circunstancial le planteé la solución a uno de los puntos que llevaban en su programa. Al tiempo, pregunté por el tema y, por el carácter de las evasivas que recibí, pensé que no tenían capacidad para valorar y resolver esos temas, por muy trillados que se les ofrecieran. Este juicio empiezo a revisarlo para ver dónde acaba la incapacidad y dónde empieza el interés. Como quiera que aquel asunto -una reparcelación- afectaba a una empresa gestionada por un miembro de UPN que en aquél entonces representaba al partido en un ayuntamiento de un valle próximo a Pamplona, pienso que ese comportamiento pudo estar orientado a favorecer los intereses de su compañero de partido. Nada debería extrañarnos. A lo largo de estos años he visto injusticias flagrantes, y actuaciones, con claros beneficiarios, que en algunos casos impedirán la correcta expansión de Estella. Como ni para unos temas ni para otros vi posibilidad alguna de ser escuchado, me dediqué a exponer mis preocupaciones a través de la prensa, para que el ciudadano tuviera conciencia del desastre a que la Bozal y su equipo abocaba a la ciudad.

Durante muchos tiempos pensé que Josefina Bozal no me leía. Pero ahora que ha demostrado ser una fiel lectora de mis escritos, aparte de otorgarme la razón con su silencio, sólo me queda animarla a que continúe valorando mis opiniones. Me servirá para avivar la luz con la que espero desentrañar y denunciar todos los cambalaches e intereses cruzados que, intuyo, han presidido su gestión, y para que la ciudadanía tome mayor conciencia de los problemas de la ciudad y de las soluciones que se le ofrecen.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza