Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

EL GAZTETXE DE LOS 169 KILOS

Por muy incompetente que sea nuestro equipo de gobierno, y los hechos vienen demostrando que lo es en grado superlativo, cuesta comprender que no respondan a un hecho deseado los errores encadenados que en el pasado pleno hicieron perder a UPN la votación del gaztetxe.

Casi todos los factores jugaban a favor de la Alcaldesa: a) un presupuesto sin elaborar -del que ni siquiera existe borrador- que hacía aconsejable una aprudente espera de uno o dos meses, teniendo en cuenta que el acuerdo adoptado no será operativo hasta la aprobación del Presupuesto. B) Al ser competencia de la Alcaldía la elaboración del Orden del día y el desarrollo de los Plenos, de su sola voluntad dependía que este tema hubiera quedado aparcado el tiempo que hubiera considerado conveniente. c) Tanto el PSOE como IU se habían mostrado receptivos a trasladar el gaztetxe al Centro de Ocio de San Benito, siempre y cuando hubiera voluntad de acabar pronto la restauración del antiguo convento. d) Por si hubiera alguna duda respecto de esos partidos, la ausencia por baja de Sanz de Galdeano, portavoz de PSOE, permitía que el voto de calidad de la Alcaldía le garantizara un resultado favorable, a condición de que su grupo estuviera completo. e) La habilitación de un Centro Joven en los bajos del Ayuntamiento permite que, aún en un supuesto derribo del Cuartel, y a la espera del Centro de Ocio, los jóvenes no se queden sin locales.

Como factor en contra, la Alcaldía sólo tiene su notoria incapacidad para convencer a la Junta del Oratorio Festivo de que, se haga donde se haga, el mérito del gaztetxe será de ellos, y que también son jóvenes los beneficiarios del posible traslado de la Escuela de Música al antiguo cine Pax. En consecuencia, los únicos factores en contra son los derivados de sus propias limitaciones para gestionar y resolver correctamente el asunto. Por todo ello, estoy convencido de que la Alcaldesa perdió la votación porque quiso, y después de perderla se sintió aliviada.

Me atrevo a utilizar este verbo, porque sabido es que el gaztetxe quema las manos del concejal de Juventud, quien últimamente ha querido endosárselo a un concejal socialista. El concejal de Juventud se encuentra muy cómodo organizando viajes de ida y vuelta, pero no ha ido al ayuntamiento a enfrentar problemas tan duros como los relacionados con un gaztetxe que no sólo quema sus manos, sino las de todos sus compañeros de grupo. Estos saben muy bien que los okupas del cuartel no van a aceptar ninguna solución que no puedan controlar, y son conscientes que van a intentar imponer su voluntad al ayuntamiento. Es estas circunstancias, nuestros pusilánimes concejales prefieren salvar la cara y perder la votación: ya habrá tiempo de echar la culpa de todo a quienes la ganaron. Pero para perder la votación necesitaban quedar en minoría. De ahí la ausencia del concejal de Juventud, quien a media tarde estaba en Estella sin otra ocupación que preparar la Javierada.

Estas conclusiones personales han sido confirmadas por la Alcaldesa, quien al día siguiente del Pleno señaló a la prensa que "aunque su grupo respeta el acuerdo de la mayoría y pondrá los medios para que se cumpla, no cree que responda a lo que realmente quiere el ciudadano". ¿Es posible ejemplo más claro y más caro de escapismo? Cuando UPN y PP critican al PNV por excesiva tolerancia hacia ciertos sectores de la sociedad vasca, deberían mirar a nuestro Ayuntamiento y callar por vergüenza.

Nota: esta colaboración se publicó en el nº 210 de Calle Mayor, el 22/03/01. La Alcaldesa, que constantemente repite que no quiere el gaztetxe, con posterioridad delegó en Sanz de Galdeano para que negociara con la propiedad, solicitó subvención al Gobierno, y ha llevado el asunto al pleno cuantas veces se lo ha solicitado la oposición, perdiendo todas las votaciones.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza