Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

ESPERANZAS ROTAS

Con el resultado de las pasadas elecciones, muchos ciudadanos de Estella se sintieron ilusionados. Al fin, y por primera vez, el Presidente del Gobierno de Navarra y la Alcaldía de la ciudad de Estella se encontraban en manos del mismo partido. Para numerosos vecinos, el persistente desencuentro entre ambas instituciones acababa y con él se habría un periodo del que sólo se podrían obtener beneficios para Estella, tanto en infraestructuras como en todos los aspectos en los que la ciudad mostraba carencias.

Bastaron unos pocos meses para que ese optimismo fuera diluyéndose, hasta que hoy, en el ocaso de la legislatura, la mayoría de ellos sienten el enorme fiasco de tantas esperanzas rotas. Esta ha sido, con mucho, la peor legislatura de la democracia, y con ella la ciudad del Ega, cada vez más estancada, abandonada y olvidada, ha seguido perdiendo peso y hace que muchos ciudadanos estén agotando su esperanza. De nada ha servido que Josefina Bozal y Miguel Sanz se sienten en los mismos bancos, compartan la misma sede, hablen el mismo idioma político, y mutuamente se echen flores. De nada ha servido, porque la coincidencia no es suficiente si la alcaldesa de Estella olvida el motivo para el que ha sido elegida y se limita a velar por su continuidad política, esperando que de la mesa del poder caiga alguna migaja mientras como perrito faldero ronronea e intenta caer graciosa en Pamplona. Para desarrollar esa labor, hasta un conserje sería más efectivo y más barato.

Falta en nuestro ayuntamiento sentido común, ideas claras, capacidad para reconocer las necesidades de la ciudad, y voluntad para demandar o exigir soluciones a los acuciantes problemas que Estella y toda su tierra tienen, de manera que, en palabras del alcalde de Ayegui (25/09/02), el ayuntamiento de Estella, en vez de liderar los proyectos de la mancomunidad, "está siempre en el furgón de cola o echando el freno". El caso es no incomodar al Gobierno ni al poderoso, mostrarse servil y obsequioso con él en espera de prebendas, y en un alarde de incompetencia, negligencia y pusilanimidad, hacer de simple recadero y esperar que se lo den todo hecho mientras se ensaña con los débiles y actúa con favoritismo, discrecionalidad y arbitrariedad.

Ante esta dejadez, el Gobierno de Navarra unas veces no lo toma en serio (tenemos el ejemplo de un PEPRI que demoró 32 meses su aprobación definitiva, algo nunca visto en la administración navarra, a pesar de que nuestra Alcaldesa ha pretendido pasar a la historia como intrépida desbloqueadora), la mayoría de las veces no encuentra demandas a las que responder, o tiene que corregir bajo manga la manifiesta incompetencia de nuestro ayuntamiento, como por ejemplo, sus solicitudes al Plan Trienal. Y cuando Bozal encarga a otros la gestión de algún problema, lo hace con tan gran ineptitud que el resultado es insuficiente: como muestra, la reversión condicionada del cuartel. Podría extenderme hablando de polígonos industriales, industrias, escuelas y un largo etcétera, o repasar punto por punto todo un programa electoral al que no se ha dado respuesta. ¿Qué otra cosa se puede esperar de quién ni pide, ni exige, ni sabe, ni entiende, ni se preocupa, mientras se muestra complacida y complaciente como si el único problema de la ciudad de Estella y de su deprimida comarca sólo consistiera en garantizar su carrera política y buscar un acomodo a alguno de sus compañeros?

Ahora, cuando acaba la legislatura y el único balance que puede ofrecer al elector es el haber culminado la gestión de los proyectos -no todos- que encontró en marcha y en cuya gestión no tuvo ni arte ni parte, cuando no se opuso a ellos o mostró discrepancias, parece darse cuenta de sus alforjas vacías y pretende llenarlas aprisa y corriendo apropiándose de la gestión de sus antecesores y con proyectos que en muchos casos no dejan de ser sino verdaderos dislates. No obstante todos esos despropósitos y este panorama tan negro y descorazonador, Bozal tiene a su favor dos importantes factores: frente a un equipo de gobierno ineficaz hay una oposición ausente, y por mucho que haga el ridículo cuenta con el incondicional apoyo de aquellos ciudadanos para los que por encima de la ciudad está la ideología por ella representada.

Post scriptum: Acabadas estas líneas, leo en la prensa que Eusko Alkartasuna, con un solo concejal en el ayuntamiento, ha gestionado exitosamente la colocación por el Ejercito -lo cual es de agradecer- de una pasarela que facilite el paso peatonal cuando se tire el puente de la Vía, quedando su instalación a expensas de la solicitud formal por parte de la Alcaldía. De ser cierta la noticia, y no hay razón para pensar lo contrario, para los que conocen el tema quedaría en evidencia la Bozal, en un exponente más del inmenso ridículo al que diariamente nos tiene acostumbrados.

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Noticias, el 13/10/02. Fue una actualización de la que con el título "Romper la Esperanza" envíe al Diario de Navarra el 05/04/0, y que al no ser publicada di por finalizada mi colaboración con ese medio.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza