Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

LA NEGOCIACIÓN SOBRE IRANZU, A LO CLARO

Recientemente, y en estas páginas, en base a lo publicado en la prensa expuse mi opinión sobre la negociación que se está llevando sobre Iranzu, la cual podría haber resumido de esta manera: los frailes defienden su interés económico, la Administración no desea que el parador se instale en el monasterio, y el Ayuntamiento de Abárzuza carece de rumbo. Ahora que he podido ojear la correspondencia epistolar entre Nuria Iturriagagoitia y el Prepósito de los Teatinos, puedo decir que, efectivamente, los frailes buscan una compensación económica, la Consejera no sólo no "pretende forzar a los Padres Teatinos", sino que no ha negociado, y respecto del Alcalde de Abárzuza hay sospechas como para afirmar que defiende intereses ajenos a los de su pueblo.

Iturriagagoitia, en su primera carta, fechada el 12/07/01, señala que "el Gobierno de Navarra (...), tras muchos esfuerzos, ha conseguido un interés de Paradores Nacionales en el proyecto", el cual "permitiría dar salida a un territorio que no tiene desarrollo industrial, ni turístico, ni de servicios...", y supondría "el afianzar la población en sus lugares de origen, repartir territorialmente la riqueza, desarrollar el gran potencial de la zona..." A continuación, dice que "como Gobierno no acabamos de entender" la postura de los frailes, teniendo en cuenta que "el culto" de la iglesia "se garantiza y se habilitan instalaciones para vivienda y otros usos habituales en las proximidades del Monasterio"

A esta carta, el Prepósito Provincial de los Teatinos contesta, el 28/07/01, señalando que "naturalmente es posible" entrar en el análisis de las soluciones alternativas, las cuales "empero, deberían ser de gran envergadura, y expone que "no es difícil encontrar soluciones", ya que "el enclave natural del Valle de Iranzu (...) reúne las condiciones para que existan conjuntamente un Parador Nacional y una Casa Religiosa", y continúa señalando "que los Teatinos estamos abiertos a cuanto redunde en beneficio del Monasterio y de la zona", la cual "es un sitio más que idóneo para uno de los mejores Paradores Nacionales de España". Por lo que "hágase en buena hora si redunda en beneficio de unos y otros", si bien "nosotros, esa es la verdad, hemos sugerido infinidad de veces(...) tan sólo una hospedería".

Cualquier negociador, hasta el más ingenuo, habría visto en la carta una puerta abierta para llegar al acuerdo, pues los frailes aceptan el Parador "si va en beneficio de unos y de otros". No parece opinar así la Consejera, ya que tienen que pasar diez meses hasta que el 14/05/02 se digne contestar, no por voluntad propia, sino señalando que "el objeto de este escrito no es otro que el cumplir lo acordado con los alcaldes (...) con los que tuvimos una reunión el 08/05/02". Iturriagagoitia, no hace en su carta ninguna mención a las cuestiones planteadas por los frailes, y les ruega que le hagan "llegar las propuestas concretas que considerarían necesarias para hacer compatibles el parador y el monasterio", no sin señalar que está "trabajando en ubicaciones alternativas" y que si para la visita que van a concertar con técnicos de Paradores "tenemos una propuesta, el Gobierno no tendría inconveniente (?) de incluir a Iranzu entre las mismas". ¡Se le ve el plumero a la Consejera!: tomando el tiempo como excusa, no sólo lo deja pasar, sino que señala que ya no cuenta con Iranzu, si bien "no tendría inconveniente" de incluirlo entre los demás lugares a proponer.

Tres días después ya tiene respuesta del Prepósito, quien notifica que "no está en nuestro ánimo bloquear" el Parador en Iranzu, y que "lejos de obstaculizar el proyecto es justo llegar a un acuerdo ecuánime para ambas partes", preguntando, tras señalar que "han invertido mucho" en el cenobio: "¿no obligaría ello al Gobierno Foral a pensar en una cierta compensación si decidimos dejar el Monasterio? Si decidimos permanecer en una casa junto al Parador, ¿contaría ésta con 30 o 40 habitaciones? Dado que ya no podría utilizarse la granja, ¿podría contar la Comunidad con 3 sueldos fijos (parece que se han olvidado de los asalariados que ahora tienen) que permitan su supervivencia?"

Así se las ponían a Fernando VII. ¿Qué más necesita la Consejera para negociar? ¿con tanta dejadez se toma su labor de gobierno? ¿estas cartas marcan el límite de su voluntad y de su capacidad? ¿ni siquiera se pensaba tomar la molestia de preguntar a los frailes si, en justa compensación, quieren diez o cien? ¿ ya no entra dentro de su responsabilidad "dar salida a un territorio que no tiene desarrollo industrial, ni turístico, ni de servicios...," ni "afianzar la población en sus lugares de origen, repartir territorialmente la riqueza, desarrollar el gran potencial de la zona..."? ¿tan laso es su sentido de la responsabilidad? Y en cuanto a los frailes, tengan presente que se pueden quedar sin caldo y sin tajadas; como señalan los concejales dimisionarios, ya nada volverá a ser igual, y la herida que se abrirá si se pierde el Parador no cicatrizará nunca, por lo que los frailes deberán arrostrar las consecuencias.

Para terminar, hablemos del alcalde de Abárzuza. Hay muchísima gente que no comprende su inhibición. Iturriagagoitia aseguró en Estella que "en febrero, tanto él como el Padre Jesús, se dirigieron verbalmente al Director General para decirle que no les interesaba el proyecto". Por eso, es obligado preguntar a este señor, natural de Rincón de Soto y fraile teatino de Iranzu durante unos diez años: ¿a efectos canónicos no sigue siendo teatino? ¿ le condiciona su situación de ex fraile y su amistad con los que ahora viven en el Monasterio? ¿ ha subordinado el beneficio del pueblo a la opinión del Padre Jesús Jiménez? Sus conocimientos legales y la educación ética y moral que en el convento habrá recibido, ¿no le obligan a la abstención por incompatibilidad de intereses? ¿No le obligan a presentar la dimisión como Alcalde?

Terminada estas líneas, leo que Teatinos y Gobierno se han reunido y acuerdan seguir negociando, para lo que se toman unos días de reflexión. De la reunión tenemos la versión de los frailes (la Consejera no abre la boca ¿para no quedar en evidencia?), según la cual aceptan el Parador, y devuelven la pelota a una Administración que ya no puede alegar ninguna razón para que el Parador no se instale en Tierra Estella.

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Noticias, el 11/06/02

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza