Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

NINGÚN MIEDO

En Tierra Estella no tenemos ningún miedo a que técnicos de la Red de Paradores comparen nuestro monasterio de Iranzu con el palacio de Cortes, a condición de que el Departamento de Turismo del Gobierno Foral presente una documentación objetiva y completa. Tierra Estella presenta un monasterio cisterciense fundado en 1176 por monjes de la abadía La Cour-Dieu, en Orleáns (en su origen fue la única abadía de España adscrita a la línea Citeux, y el primer monasterio del cister fundado en la corona Navarra) Su fábrica, levantada entre los siglos XII y XIV, con su iglesia, claustro, sala capitular, cocina y refectorio, forma un conjunto de gran valor artístico e histórico. Como oponente se ofrece el palacio del marquesado de Cortes, del siglo XVI, cuyo actual aspecto procede de las reformas efectuadas en el siglo XIX, debiéndose el conjunto a escuelas y estilos diferentes y de reciente hechura (G.E.N.)

Situado Iranzu en un pequeño valle rodeado de montañas, en su entorno inmediato caben las instalaciones deportivas y de ocio necesarias, las cuales se pueden completar con ese mar interior en que se está convirtiendo Alloz, y entre los bosque que lo rodean pueden practicarse paseos naturalísticos entre la casi totalidad de las variedades arbóreas de Navarra.

Enclavado en el corredor que forma el Camino de Santiago, Iranzu ocupa el centro geográfico de la mayor concentración monumental de Navarra que sin solución de continuidad se extiende de Eunate a Viana. Su proximidad a Estella hace que al valor de sus monumentos pueda añadir el de sus contenidos, como el museo etnográfico de Irache, en Ayegui, y el museo del Carlismo, en Estella. Sin olvidar nuestra variada oferta comercial. Y si los técnicos quisieran para parador un edifico más urbano, no estaría nada mal hacer un enroque entre Irache e Iranzu, de manera que el primero tuviera el parador, y el segundo el museo.

Situado el monasterio en el entorno inmediato al área de protección de los parques naturales de Urbasa-Andía y Loquiz, además de beneficiarse de los mismos, por encontrarse en el umbral de una zona de transición climática y paisajística, en pocos kilómetros permite transitar del bosque húmedo de los hayedos de Urbasa a los espartales esteparios de Sesma, pasando por vegas de regadío y zonas de viñedos en los que se hallan algunas de las mejores bodegas de Navarra.

Quizá convenga recordar a algún(a) consejero(a), que de Abárzuza salió el primer Rey de Navarra, y que según Carlos, Príncipe de Viana, en estas tierras está el origen del Reino, del cual Estella siempre fue fortaleza inexpugnable. Y siglos más tarde, de Zumalacárregui a Carlos VII, en ninguna otra zona se defendieron los Fueros con mayor arrojo y sacrificio. La historia también debe tenerse en cuenta.

Si del equilibrio turístico, y, por tanto, territorial, se trata, habrá que preguntar a la Consejera sobre las migajas nos van a adjudicar si nos privan del agua de riego, dirigen la industria hacia otras zonas, nos traen la competencia comercial a la puerta de casa, y ahora, ¿van a negarnos la infraestructura que permita nuestro desarrollo turístico? Si es así, sòlo les queda llevarse piedra a piedra los monumentos.

He dicho que no tenemos miedo a un concurso de méritos, pero hay que exponerlos, defenderlos y vigilar que los informes sean objetivos y completos. Aunque el peligro no está en la valoración de los datos técnicos, sino en la ausencia de padrinos y valedores políticos que defiendan Tierra Estella, mientras que para "su" Ribera, es conocido que tanto Miguel Sanz como Juan José Lizarbe tiran sin el menor disimulo.

Alguno pensará que con este escrito me precipito y coloco la venda antes que la herida. Pero en estos temas es preferible mojarse y prevenir, que lamentarse con la ropa seca (todo lo dicho, mutatis mutandis, vale tanto para Iranzu como para Irache)

Nota: esta colaboración se publicó en la edición Tierra Estella de Diario de Navarra, el14/02/01.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza