Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

AUTOVÍA ESTELLA-LOGROÑO ¿QUÉ TRAZADO?

No me resulta extraño que el trazado más corto, el más barato, y el que cuenta con mayor puntuación y aval técnico, sea el que discurre más próximo a la actual carretera NA-111. Haber propuesto un trazado que desviara la autovía por la cara sur de Montejurra y Mendavia, hubiera sido enmendar la historia y el buen criterio que a lo largo de más de dos mil años han tenido los habitantes de esta tierra navarra y cuantos pueblos y personas la han cruzado. Como diría un castizo, algo tiene el agua cuando la bendicen. Según señala Vicente Bielza de Ory en su famoso Estudio Geográfico de Tierra Estella, la NA 111 utilizaría "el camino aprovechado por los romanos para trazar la calzada que iba de Pompaelo (Pamplona) a Vareia (Logroño)". Y esta es la ruta que utilizaban y utilizan los peregrinos jacobeos en su caminar hacia Compostela, el cual no perdió vigor cuando cayó la peregrinación: en 1546 aún estaba considerado como uno de los caminos principales de la península.

Cuando a caballo entre los siglos XVIII y XIX la Diputación del Reino decidió la creación de un Camino Real Carretil que comunicara Pamplona con Logroño, lo hizo sobre un trazado de Santos Ángel Ochandátegui e Ituño, que mejoraba uno anterior de Josef Antonio Arzadun y Juan Angós, en base a una serie de razones que continúan vigentes y que a lo largo de la historia han sido como el mínimo común denominador de la ruta.

Ahora que algunos municipios de La Solana quieren desviar la autovía hacia la cara sur de Montejurra, entiendo la inquietud de los alcaldes de Dicastillo y Allo -aunque considere equivocada su pretensión-, pero no consigo entender la postura del alcalde de Arróniz. Y no puedo comprender sus razones, porque estando el pueblo equidistante de los dos trazados, diariamente sus convecinos han venido eligiendo la salida norte para comunicarse con Estella, Pamplona o Logroño. Pero no pretendo que me explique sus para mí ignotas razones; es ante sus electores y vecinos ante quienes debe justificar su dispar criterio.

Una de las veces en que Juan José Lizarbe vino a Estella para exponer su propuesta de financiación de la autovía, se hizo eco de la opinión del alcalde de Arróniz, y tuve ocasión de dar cumplida cuenta a los argumentos en que el edil se basaba: conveniencia de su proximidad para el desarrollo de La Solana, mayor población de la misma, y un trazado más corto y por ende más barato. Creo que pude demostrar -es de pura lógica-, que si para el desarrollo de esos pueblos creen conveniente la proximidad de la vía rápida, las mismas razones sirven para Estella. Le hice ver que en cuanto a población estaban equivocados: según los datos del Instituto Navarro de Estadística referidos al año 2000, la población conjunta de los pueblos de la falda sur de Montejurra, incluyendo a Lerín -que ya es decir-, apenas alcanza la tercera parte de la de Ayegui-Estella-Villatuerta (5.497 contra 14.463), a los que habría que sumar los de los municipios de la zona norte de Estella, que también tienen derecho al desarrollo y afrontan con mucha más crudeza su futuro demográfico y, por tanto, su existencia. Y en cuanto al menor trazado y coste del desvío, son los técnicos quienes han demostrado su error.

Pero incluso el argumento más socorrido por esos pueblos, y que aparentemente tiene más peso -el potencial de desarrollo que les llevaría la proximidad de la autovía-, también está errado. El estancamiento económico y el retroceso demográfico de casi todos los pueblos de Tierra Estella, con el agravante o descargo derivado de la gestión que sus propios ayuntamientos hayan hecho, es tributario del estancamiento económico que desde los años 70 padece Estella. Si la ciudad del Ega hubiera tenido un desarrollo similar al de Tudela o Alsasua, todos los pueblos situados en un radio de 25 kilómetros hubieran participado del mismo, y no tendrían muchos de los problemas que ahora tienen. La comarca no es culpable, pero padece las consecuencias de una Estella dormida y ausente. En toda la falda sur de Montejurra no hay un solo municipio que pueda coger el testigo de Estella y ejercer o suplir sus funciones; por lo tanto, ni demográfica ni administrativamente, ni en ningún otro aspecto, les es posible aprovechar el desarrollo potencial que pasaría por esas tierras, de manera que el aislamiento de la ciudad del Ega no beneficia a ningún pueblo de la comarca. Por tanto, el objetivo de toda ella debería ser potenciar Estella, para que de su dinamismo se beneficien todos los pueblos.

Este potenciar Estella no debe estar en contradicción con la existencia de un polígono industrial mancomunado en La Solana, próximo a la ciudad del Ega, y en el que participe la ciudad (Villatuerta ha demostrado que un pueblo pequeño no es capaz de gestionar un polígono de cierta importancia). Pretender, como afirman esos pueblos, un polígono equidistante de Los Arcos, Arróniz y Sesma, es una idea, voluntariosa y sin futuro, condenada al fracaso. No existen precedentes de un polígono industrial en medio del campo, alejado de los pueblos y sin un núcleo urbano importante en sus aledaños que le aporte base humana y servicios. El problema para el desarrollo de esos pueblos, en parte será consecuencia de que la NA-122, Estella-San Adrián, no ofrezca un enlace rápido y cómodo con la autovía, vaya esta por el norte o el sur de Montejurra. Por ello, labor de todos -también de Estella- debe ser el exigir que se reforme esa carretera para que con un mejor trazado y variantes en los pueblos, sea un eje que conecte la rioja de Calahorra con Estella, Pamplona y la frontera.

Creo que está demostrado, dejando localismos aparte, que no hay razones que aconsejen un trazado de la autovía que se aleje de la actual NA-111, por lo que animo al Ayto. de Estella a que centre su trabajo en lo que a todos une, y, siguiendo lo acordado en el pleno del pasado 6 de septiembre, defienda los intereses de Tierra Estella exigiendo la aprobación del trazado elegido por los técnicos. Esto es: el que discurre por la cara norte de Montejurra.

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Noticias, el 24/09/01. En el proyecto de la autovía figura una mejor conexión con la carretera a San Adrián, variantes en Allo y Andosilla y la reforma de numerosas vías de conexión.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza