Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

¿UNA NUEVA COORDINADORA PARA EL SR. MARCOTEGUI?

"En Navarra, por cualquier causa, surge espontáneamente y con rapidez una coordinadora. Hay quienes sólo desean las ventajas y no los inconvenientes, y se refugian en mil y una artimañas para sostener el no sistemático cuando de algo incómodo se trata y huir del sí comprometido", formulando "la pregunta:¿por qué no para el vecino?" (Reconocía perplejo el consejero Javier Marcotegui Ros en un artículo publicado el 19/07/01 cuando a la coordinadora anti-cárcel sucedió el colectivo anti-incineradora). "¡Qué país, qué paisaje, qué paisanaje! Menos mal que este último es inteligente y sabe distinguir entre la mascarada bufa y la democracia participativa" (Exclamaba Ignacio Javier Martínez Alfaro, el 15/10/01, comentando la proliferación de coordinadoras). Pues, sí, caballeros, cuando está a punto de surgir la coordinadora anti- vertedero industrial de Los Arcos, debo decirles que estoy de acuerdo con Vds. en lo que acabo de transcribir. Nuestra discrepancia, quizá insalvable, surgirá al definir quienes son los que "sólo desean ventajas" y ofrecen la "mascarada bufa".

Coordinadora anti-cárcel

Hagamos algo de memoria. Después de haber constatado la unánime oposición de todo el valle, el 13/06/01 Miguel Sanz afirmó que "el Gobierno no llevará adelante el proyecto con oposición social", dando así carpetazo al intento de construir una cárcel en Valdizarbe. Para entonces ya habían descartado su construcción en Guendulain, no por falta de terreno adecuado, ni porque todo el terreno fuera propiedad de un conde - ¿o quizá también por eso?-, sino porque "las previsiones de crecimiento urbanístico de Pamplona a 50 años vista comprometían ese emplazamiento" (Gurrea dixit), o, dicho en palabras de Miguel Sanz, porque "el futuro desarrollo de la comarca de Pamplona podría quedar paralizado".

Hay que ser muy inteligente para comprender que la cárcel puede paralizar el desarrollo de Pamplona (?), y no afectar al desarrollo de Valdizarbe, cuando este valle, por su clima y otras muchas razones, entre las que no es poca cosa la cercanía que representará el túnel del Perdón, ofrece una calidad de vida muy superior a la de la comarca pamplonesa. Pero eso no debe importar a quienes sueñan con el inmenso negocio que representará la gran Pamplona que se extienda hasta las faldas de Erreniega, para la que el centro penitenciario es un incordio del que no van a obtener beneficio alguno. Entonces, llaman al Gobierno y le preguntan: la cárcel, "¿por qué no para el vecino?" ¿Por qué no en El Carrascal o en Valdizarbe?

Coordinadora anti-incineradora

Cuando llegaron las vacas locas y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona se negó a enterrar los materiales de riesgo en su vertedero (¿No dicen los técnicos que enterrarlos es lo más adecuado y barato?), el Gobierno, buscando un lugar en el que incinerar los residuos MER, volvió a hacerse la misma pregunta: la incineradora, "¿por qué no para el vecino?" Un vecino que, como no podía ser menos, encontraron en la navarra rural, lejos de la comarca pamplonesa: en Pitillas. En este caso, para sortear la oposición vecinal y no caer en el mismo error que con la cárcel, primero convencieron al ayuntamiento lagunero de las bondades del proyecto. Pero les sirvió de poco: no contaron con ese "paisanaje" inteligente que sabe ver el regalo envenenado que se oculta tras "la mascarada bufa" de una corporación postrada ante el Gobierno.

Ahora, ¿a quién pretenderán endilgar un horno que ha visto duplicar su presupuesto?, ¿buscarán un municipio menos exigente?, ¿o llegarán a la conclusión -dictada por el sentido común- de que el horno no es necesario? No lo digo porque lo conveniente sería enterrar los residuos. Lo digo porque lo correcto es que las vacas locas y el despiece que no debe entrar en la cadena alimenticia se lo coman unos pobres animales, los buitres, que, protegidos hasta la superpoblación, vagan ahora muertos de hambre en busca de un alimento que nuestros sesudos burócratas les niegan. ¿Por qué será? ¿Será porque los muladares no entran en el tráfico mercantil y con ellos no se hace negocio...? Porque bien mirado, ¿no nos facilita la naturaleza su destrucción a través de unas aves finalistas cuyos excrementos y carnes no entran en la cadena de alimentación animal ni humana?

Coordinadora anti-vertedero industrial

Como tampoco en el caso de la incineradora el Gobierno salió airoso del pulso, cuando ha buscado un "vecino" al que obsequiar con el fabuloso Complejo Medioambiental de Navarra, ha trabajado no sólo la aquiescencia del alcalde arqueño (no creo que el anterior y difunto alcalde hubiera permitido hacer en su pueblo un vertedero), gran esperanza, irremediablemente tocada, de UPN en Tierra Estella, sino que ha convencido a la Mancomunidad de Montejurra para que participe en el capital del fabuloso negocio, y así repartir el desarrollo navarro: la industria y los servicios blancos para Pamplona y Tudela; los desechos industriales para Tierra Estella.

Claro que, en este caso, al no contar con "el paisanaje" de la Ribera estellesa, también ha pinchado en hueso, a pesar de que hay alcaldes que aplauden y ediles que rechazan la industrialización de Tierra Estella ("para no verla convertida en una nueva Sakana") mientras acogen alborozados el vertedero que las zonas industriales de nuestra Navarra rechazan.

Cómo evitar las coordinadoras

Para desnudar al pomposo Complejo Medioambiental de Navarra ¿son suficientes doce mil alegaciones, el rechazo unánime -sin distinción de ideología o afinidad política- de toda una comarca, sindicatos, empresas y ayuntamientos al frente? ¿O es necesaria una coordinadora?

¿Se ha preguntado el Gobierno de Navarra el por qué 119 hectáreas del monte del Yugo son aptas para hacer en ellas un Parque de la Naturaleza, mientras que 1.500 robadas de la estepa estellesa sólo sirven para hacer de ellas un vertedero industrial?

¿Cuando va a demostrar nuestra administración que no hay dos clases de navarros: los navarros de primera, para los que todo son miramientos, y los navarros de segunda, sólo aptos para aceptar lo que los primeros rechazan?

¿Cuándo se evitará la injusticia de que mientras los bienes de la administración -sea cual sea la forma por la que han llegado a sus manos- se subastan al mejor precio y postor, los afectados por las obras públicas son expropiados a un precio muy inferior al real, con la chulería añadida de que cuando el propietario rechaza el valor que la administración le ofrece, automáticamente se le señala uno inferior, viéndose obligado a entablar un largo proceso para poder cobrar una parte de lo que le pertenece, aunque para el presupuesto de la obra lo expropiado representa el chocolate del loro, mientras que cualquier imprevisto o desviación del proyecto se lleva la parte del león y se paga religiosamente? (Aún hay afectados por la variante de Estella que no han cobrado el valor de sus bienes expropiados).

Cuando los ciudadanos de segunda ven cómo se anula su tranquilidad, se perjudica su economía y su bienestar, o, sencillamente, recabando "calma, tranquilidad y confianza" (Por cierto, confianza la que da el alcalde de Los Arcos: decir a quien se opone a la planta, que esta va a facilitar que en su proximidad se establezcan las empresas que más residuos industriales generen, es como para aplaudirle. ¡Qué agudeza!) se utiliza el poder "político-administrativo" para obsequiarles con lo que Pamplona no quiere, dando a entender que el regalito es "natural y solidario", ¿qué otro camino queda que el de protestar y coordinar la protesta? Porque "vecinos" sí que somos, y a mucha honra, pero querer que nos convirtamos en "primos"... se me antoja excesivo.

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Noticias, el 11/01/02. La coordinadora se hizo y el vertedero pasó a mejor vida.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza