Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

ACCESIBILIDAD AL BARRIO DE LIZARRA

El 3 de agosto envié un escrito al Ayto. en el que señalaba que si los accesos mecanizados se resuelven a través de Valdeallín o Juan de Labrit, se pueden "solucionar dos problemas con una única inversión: dar una buena solución al barrio de Lizarra, y ofrecer el mismo servicio a las actividades que se puedan desarrollar en el solar del Oratorio Festivo, o en el Cuartel Militar. Especialmente importante en este último caso, pues independientemente de que se instalen las piscinas, o cualquier otra actividad, parece existir consenso de que en él debe construirse el aparcamiento que solucione los problemas que hoy tiene Estella como Centro Comercial".

Señalaba, también, que "hay que tener en cuenta que cualquiera de los dos accesos laterales (Valdeallín y Labrit) tienen la amplitud suficiente para acoger cualquier solución que se adopte, mientras que de hacerse a través de la calleja de los Toros hay que ocupar un terreno privado, con las correspondientes dificultades y retraso". A todo ello hay que añadir que la pendiente de las calles laterales permite utilizar cintas mecánicas, por lo que podrían ser usadas para transportar sillas de ruedas, carros de compra, etc. Y finalizaba el escrito con estas palabras: "la solución que se adopte debe ser global, permitiendo el acceso hasta la calle Lizarra. Salvar sólo los escalones entre Toros y Corte, es como si un edificio de seis alturas tuviera un ascensor que solamente permitiera llegar hasta la primera planta, y a partir de ahí el vecino tuviera que subir peldaño a peldaño hasta alcanzar aquella en la que vive. Nadie diría que ese hipotético edificio tendría solucionada su accesibilidad; lo mismo sucedería en el barrio de Lizarra".

Hace escasamente dos meses, el ayuntamiento pensaba pedir a la empresa LKS Ingeniería un estudio que aportara soluciones a la accesibilidad del barrio. Hoy, va a convocar un concurso de ideas con tres premios que en conjunto suman cuatro millones doscientas mil pesetas. La única conclusión que se puede sacar de este cambio de criterio, es que actúa arrastrado por el compromiso adquirido, pretende salvar la cara, y no tiene idea clara de cómo solucionar el problema, lo cual no es de extrañar. Pero, además, el cambio va en sentido equivocado: la solución, difícilmente podrá venir de un concurso de ideas del que el ayuntamiento recela, como lo demuestra el que la Alcaldesa no se sienta obligada a ejecutar la propuesta vencedora, porque "se puede dar el caso de que la solución sea muy original, pero nada viable".

Para poder elegir "sobre todo, lo práctico", el procedimiento adecuado consiste en buscar una empresa experta, decirle qué se quiere, señalarle los límites a los que debe circunscribirse, decirle si debe elegir funcionalidad o diseño, y, si se considera oportuno, pedirle más de una alternativa. Convocar un concurso sin tener las ideas claras y sin saber lo qué se quiere, es tirar el dinero. Algo que no nos podemos permitir, y menos cuando constantemente se nos dice que el ayuntamiento no está para alegrías, aunque día a día se empeñe en demostrar lo contrario.

Todo parece indicar que con la convocatoria del concurso no se pretende buscar la solución, sino tapar la boca al barrio. Razones, elementales: hace tres años, en Basauri se aprobó un proyecto para colocar unas rampas mecánicas en la calle Doctores Landa, con cinco tramos que en total sumaban 150 metros, para salvar una pendiente del 16%. El presupuesto estaba valorado en un millón de pesetas el metro lineal, y no parece que del 98 al 2001 los precios hayan bajado como para solucionar los accesos a Lizarra con 40 millones. Por eso, le pido a la Alcaldesa que hable claro, y si quiere una solución parcial, que lo diga; y si no quiere solucionar el problema del barrio, que no se lave las manos gastando cuatro millones en un concurso. No deja de ser una ofensa al barrio, que los vecinos necesiten los accesos y rechacen el gaztetxe, y para los primeros sólo haya 40 millones mientras para el gaztetxe se van a gastar más de quinientos.

Nota: esta colaboración se publicó en el nº 227 de Calle Mayor, el 06/12/01. Se convocó el concurso, se presentó una sola empresa, se adjudicó el tercer premio, y rechazada la solución por los vecinos, el proyecto no se ejecutó. Resultado: como vaticiné, se tiró el dinero.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza