Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

¿NECESITA ESTELLA UNA AUTOVÍA?

Como respondiendo a un guión memorizado, la respuesta será afirmativa en todos y cada uno de los ciudadanos de Tierra Estella. La mayoría, incluso, asegurarán que nuestras deficientes comunicaciones son la causa del estancamiento de la zona.

Pero si preguntamos qué estamos haciendo, o qué estamos dispuestos a hacer para que la autovía Pamplona-Logroño sea una realidad a corto plazo, mostraremos una actitud pasiva y una confianza absoluta en el hacer del Gobierno de Navarra, la cual no se corresponde con la atención que de él venimos recibiendo.


Puente del Molino Navarro.
Puente del Molino Navarro.

Esa pasividad puede tener justificación en cada uno de los ciudadanos, individualmente considerados, pero no es aceptable en los políticos locales, sindicatos, empresarios y comerciantes asociados. De todos ellos se espera un análisis ajustado a la realidad, una definición de nuestras necesidades, y una autonomía de sus organizaciones provinciales que les lleve a exigir la financiación y ejecución, en breve plazo, de proyectos concretos que den respuesta a necesidades reales.

En base a la información existente, y a la experiencia acumulada en los últimos años, tenemos que ser conscientes de que no tenemos garantías de que las obras de la autovía se comiencen en la actual legislatura, y existen sólidos riesgos de que se posponga sine die, dando prioridad a otras infraestructuras que cuentan con mayores apoyos o que activamente son reclamadas por instituciones, ayuntamientos y colectivos ciudadanos.

Hace pocos meses, mi compañero Román Felones daba cuenta del riesgo de que se dé prioridad a la autovía Pamplona-Jaca para que el ciudadano pamplonés se desplace con comodidad a disfrutar del ocio en la nieve, dejando aparcada la respuesta a las necesidades reales de Tierra Estella.

Pero ese no es el único riesgo. Durante esta legislatura ha surgido uno nuevo que está cogiendo mucho peso: cualquier persona que haya seguido los pasos de la Plataforma para la Gratuidad de la Autopista de Navarra podrá comprobarlo. Para dicha plataforma -formada por alcaldes y concejales y apoyada por la oposición parlamentaria- no es suficiente que el Gobierno esté dispuesto a desdoblar la carretera entre Pamplona y El Carrascal y haya rebajado los peajes de la autopista: siguen exigiendo su gratuidad, que, de conseguirla, y debido a su costo, representará la paralización de otros proyectos.

Como los recursos del Gobierno no son ilimitados, puede darse la paradoja de que se consiga la gratuidad de la autopista y se relegue la construcción de nuestra autovía, por decisión de un Parlamento presidido por quien hasta hace poco fue nuestro alcalde, y con el apoyo de una IU representada en las elecciones por un concejal estellés. Es cierto que esas personas deben defender temas generales de la comunidad. Pero tan general como la autopista es nuestra autovía, y de ellos hecho en falta su pública defensa.

Aunque no debiera serlo, es una utopía pensar que esta y otras reivindicaciones vayan a estar encabezadas por nuestra alcaldesa. Pero es una necesidad urgente que deban estar dirigidas por la oposición municipal, la cual, buscando el apoyo de los pequeños ayuntamientos, debe exigir que las demandas de Tierra Estella sean atendidas en breve plazo. Y entre estas demandas, que la autovía se construya durante esta legislatura, no sólo en el tramo Pamplona-Estella, sino también en el tramo Estella-Logroño.

Nota: esta colaboración se publicó en el suplemento Merindad de Estella del Diario de Noticias, el 04/03/00.

No creo que se deba a esta colaboración, pero entre todos hemos conseguido que la autovía se comience en esta legislatura y que el proyecto llegue hasta Logroño.

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza