Javier Hermoso de Mendoza
Javier Hermoso de Mendoza
INICIO - ARTICULOS - APELLIDO - ESTELLA.com.es - GALERIA DE ARTE - ENLACES - CONTACTO

UN POLÍGONO PARA LOS ARCOS, Y OTRO PARA ESTELLA

Estaba cantado que después del uso y abuso que el Gobierno de Navarra ha hecho del ayuntamiento de Los Arcos para intentar crear en su término la abortada planta de tratamiento de residuos, y tras los baldíos esfuerzos del municipio arquense para dotar de industria al pueblo, la Administración Foral facilitaría la creación de un polígono en el que pudiera instalarse industrial "normal" equiparable a la que se instala en otros polígonos navarros. Bienvenido sea, pues, un polígono industrial para Los Arcos, cuya instalación todos debemos apoyar. Los Arcos, sus vecinos, y su zona de influencia, se lo merecen.

Para mí, vecino de Estella, como para la mayor parte de los de la zona, resulta indiferente que el polígono sea mancomunado o responda a la gestión de un único ayuntamiento, aunque debemos comprender la postura de Los Arcos a defender un polígono en solitario, sobre todo después de la soledad que habrá sentido mientras el Complejo Medioambiental de Navarra ha estado en el candelero. Y como no conozco ni se me ha explicado la ventaja de la otra modalidad, yo, que públicamente me he opuesto al vertedero, quiero hacer explícito mi apoyo al proyecto, independientemente de que sea mancomunado o municipal. Lo importante es que se haga, y que se haga pronto.

Dicho lo anterior, debo dejar bien claro que ese polígono no debe ser el polígono de Tierra Estella, sino uno de los que se deben crear en nuestra comarca. Concretamente, Estella debe contar con un polígono industrial en sus proximidades, bien sea municipal o mancomunado con los municipios próximos, que no debe de estar más allá del arco que forman los núcleos urbanos de Oteiza, Allo y Dicastillo. La ciudad del Ega, que ocupa el punto central de la comarca, no puede tener "su" polígono a veinte kilómetros de distancia, en la periferia de Tierra Estella. Como tampoco pueden tenerlo los municipios del norte y este de nuestra tierra.

Para que se entienda claramente, Aoiz no aceptaría que su polígono estuviera en Torres de Elorz o Liédena, ni Sangüesa en Cáseda; Tafalla no lo aceptaría en Caparroso, Tudela en Cortes o Fitero, Alsasua en Albizu, ni Peralta en San Adrián o viceversa. Todas esas localidades trabajan por desarrollar su propio polígono, independientemente de que las otras tengan o puedan tener el suyo. Por poner otro ejemplo, Mendavia, que participa en el grupo de ayuntamientos que promueven el polígono mancomunado, considera compatible el de Los Arcos con el suyo, y lejos de renunciar a su ampliación en beneficio del arqueño, piensa ampliarlo en un millón de metros cuadrados. Es lo correcto.

Pero es que además, los polígonos de Los Arcos y de Estella deben ser complementarios y compatibles, máxime si el arqueño se ubica en la zona en que se pensó instalar el vertedero. En aquella zona apartada pueden caber industrias especiales que por sus características busquen el alejamiento de las poblaciones, o una gran superficie por puesto de trabajo. Pero hay otras industrias, talleres, etcétera, que necesitan la cercanía de una población importante que pueda ofrecerles algo más que suelo. Para Tierra Estella, un polígono industrial debe ser algo más que un contenedor de industrias. Debe ser un factor de desarrollo global -demográfico, comercial, de servicios- , que un polígono periférico y en medio del campo no podrá darlo, y que sólo Estella puede propiciarlo en beneficio de toda la comarca. Recientemente tuve oportunidad de decirle al alcalde de Viana, que su ayuntamiento tiene un gran reto para conseguir que el desarrollo de su industria tenga su paralelo en el desarrollo del número de sus habitantes y de su comercio. Es evidente que este reto lo tiene perdido, y que Viana podrá llegar a ser un gigante industrial cuyos trabajadores vivan y comercien -Murias aparte- en Logroño. Esto es lo que debemos evitar en Los Arcos y en toda la comarca, si no queremos caer en la irrelevancia. La industria en Tierra Estella debe ser un hecho cuya sinergia se note en el comercio y en los servicios, lo cual, fundamentalmente, sólo lo dará la que se instale en las proximidades de la ciudad del Ega. Tierra Estella, no sólo necesita dar trabajo a sus habitantes, sino mantener su población e incrementarla, lo cual no lo podrá dar sólo el polígono de Los Arcos, aunque ayude en buena medida.

El apoyo tardío y vergonzoso que el ayuntamiento de Estella está dando a los promotores del polígono mancomunado, avala las valoraciones que en colaboraciones como "Apuntes a la industrialización de Tierra Estella" (Diario de Noticias, 27/12/01) he venido haciendo. Nos encontramos, una vez más, ante un exponente de ayuntamiento incompetente, allá donde los haya, incapaz de calibrar las necesidades de su pueblo, defender su conveniencia, y dar apoyo firme a las iniciativas de la comarca. En vez de ser motor de su desarrollo, es un pesado lastre. A nuestra alcaldesa, no se le puede pedir algo tan elemental, pero que rebasa su capacidad y voluntad, como puede ser una aproximación a las necesidades de la ciudad y su entorno. Y en cuanto a algunos concejales estelleses, estoy cansado de escuchar que Estella no puede aspirar a tener su propio polígono hasta que el de San Miguel de Villatuerta no esté ocupado al ochenta por ciento, por tener, supuestamente, cedidos sus derechos a ese polígono. Esta supuesta cesión es absurda, y nadie la ha demostrado documentalmente. Pero aunque fuera demostrable, habría que romper ese dogal apelando a esa "voluntad política" que en otros asuntos y en otras zonas parece obrar milagros. La supuesta cesión de derechos industriales es también contradictoria con la participación de Estella en el polígono mancomunado de Los Arcos. Si puede participar en él ¿cómo es posible que no pueda promover el suyo, o crear otro con los pueblos limítrofes? Para evitar que el argumento de la cesión pueda llegar a ser cierto, y evitar crear una hipoteca a las corporaciones que surjan en las próximas elecciones, el ayuntamiento de Estella debe apoyar el polígono de Los Arcos, pero no debe participar de dicho polígono. No puede ceder ningún derecho: debe exigir a Nasuinsa la creación de otro polígono en las inmediaciones de la ciudad.

Hay, también, otra razón de peso: el ayuntamiento estellés no puede seguir mirándose el ombligo, considerar que la ciudad es poco menos que el Paraíso Terrenal, zona exenta de problemas, al que la industria, la vivienda, y todo lo demás, no le afecta. Nuestro ayuntamiento debe tener su propio suelo industrial, y sentirse comprometido en la atracción de industrias, para que cuando los grupos hagan balance de su gestión y pidan apoyo electoral, no se vayan de rositas, y los ciudadanos podamos valorar qué han hecho en un tema tan importante como es el desarrollo industrial, para poder actuar en consecuencia.

Nota: esta colaboración se publicó en Diario de Noticias, el 18/04/02

ARRIBA © 2003-2005 Javier Hermoso de Mendoza